Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Bossa nova literaria


Vivir mucho puede llegar a convertirse en algo parecido a una maldición pues los recuerdos se tergiversan, las personas se amontonan, las épocas se entrecruzan. Puede incluso que ya no haya nadie para corregirte; tampoco para darte la razón. Porque además la vejez parece poner unas anteojeras mentales que obligan a volver, una y otra vez, solo a determinados recuerdos. Por eso, el casi monólogo diario de Eulálio Montenegro d’Assumpçao, ya centenario, ingresado en un hospital o una residencia de nivel muy inferior a lo que sus orígenes familiares le hubieran debido abocar, por eso ése monólogo tiene todos los elementos para alimentar una buena novela, en este caso escrita a ritmo de bossa nova, sobre todo porque su autor es el músico brasileño Chico Buarque de Hollanda (Rio de Janeiro, 1944).


La novela se titula Leche derramada y la ha publicado en español Salamandra (con traducción de Rita da Costa), es una de esas narraciones de la historia de una familia, pero con la peculiaridad de que está contada por ese anciano a quien la memoria le lleva ahora por aquí, ahora por allá. O quizá el anciano es un poco jeta y se equivoca en lo que quiere, en lo que maquilla algunos episodios de su vida… pero no, no se trata de eso, porque él mismo rectifica, él mismo admite que ha mezclado dos hechos o que los ha cambiado.

Eulálio perteneció a una gran familia brasileña, ligada a la política y los grandes prohombres del país. El relato de su vida pinta una determinada historia del Brasil del siglo XX, es un relato parcial y contado desde el punto de vista de esa burguesía aristocrática, un punto de vista que se manifiesta y se muestra démodé en ese entorno en el que está el Eulálio anciano, un lugar popular, en el que las preocupaciones y los intereses parecen muy diferentes de los de ese vejete.

Leche derramada, por encima de la historia de una familia y de una clase social de un país, es el lamento de un hombre por un amor fracasado, frustrado, desaparecido, medio consumado, medio entendido, Eulálio amó a Matilde (bella, sensual, libre, salvaje… no podía ser de otra forma, ¡estamos en Brasil!) y la perdió, y se lamentó durante los ochenta años siguientes de su existencia. Y a ese lamento le ha metido Chico Buarque un ritmo literario; no estoy seguro de que se puede decir que es un ritmo de bossa nova, pero suena a brasileño, suena tranquilo y alegre, y te mete dentro con mucha facilidad.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico