Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Parole, parole


El discurso del rey es una película de intérpretes, un recital de actores y actrices. Una historia sobre el habla y la mudez, sobre la mentira y la realeza, sobre el afán de autosuperación y las apariencias.

Colin Firth, nuevamente soberbio tras Un hombre soltero, encarna con contención al aturdido Bertie, un  aspirante a monarca en un relato que oscila de continuo entre la comedia, el drama y la reconstrucción  en clave caústica de un periodo. No obstante, una dirección de arte  impecable no implica que el relato  pase a las imágenes siempre con la misma nitidez  o que tras la elegancia no  se atisbe el academicismo y  el énfasis  en algunas composiciones plásticas. Lo peor de este más que disfrutable  filme es que, tras un guión lleno de interés, se echa de menos el pulso de un director que no  se vea superado por la mezcla de densidad y ligereza que transmite la película.

Helena Borham Carter o Geoffrey Rush dan la réplica de forma digna a   Firth  en esta  historia tragicómica  sobre la incomunicación entre los gobernantes y sus súbditos,  sobre la caducidad de la grandilocuencia  y sobre los seres humanos que se esconden tras los personajes públicos. Así, las secuencias mejor rodadas  del filme son las de la  relación entre el maestro de dicción y su atormentado  alumno, donde se evidencia la fuerza y la fragilidad de ambos.

El discurso del Rey viene avalada por premios (el último: el Globo de Oro al mejor actor) que más parecen glosar sus buenas intenciones que todos sus logros, ya que el lirismo no acaba de surgir y la comedia se sitúa en un terreno incierto entre Oscar Wilde y Ernest Lubitchs, aunque con una visión todavía más pesimista de los usos sociales de las naciones imperialistas. Tom Hopper  se limita a ilustrar con elegancia pero sin creatividad  esta historia entrañable, un  cuadro sobre las luchas de poder entre gentes y países sumidos en sus propios delirios de grandeza que descubren demasiado tarde su verdadera naturaleza y sentimientos.




Archivo histórico