Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

The Smiths

Va el primer ministro británico David Cameron y pretende hacerse el enrollado y dice que su grupo pop favorito son The Smiths. Cuando llegó al poder, a Tony Blair se le vio con los miembros del grupo Oasis, héroes del llamado brit-pop de los años noventa, y aquella imagen del que luego se iba a pringar hasta las cachas en la sucia guerra de Irak funcionó bien. No sé si Cameron ha querido jugar con la imagen o si ha sido sincero; podría serlo, por qué no: Cameron tiene mi edad (mes arriba, mes abajo) y The Smiths están en un buen lugar de mi panteón pop personal. Los vi y oí aparecer, los escuché y los seguí a medida que sacaban muy buenos discos, y los disfruté en directo en el mejor momento de su carrera, en un fantástico concierto en Madrid, al aire libre, en el Paseo de Camoens, cuando el dinero municipal para festejos se utilizaba para ese tipo de cosas; pero eso es otro asunto…


El alma de The Smiths era bicéfala: Johnny Marr, guitarrista y compositor, y Morrissey, cantante, compositor y auténtica estrellaza pop. Los Smiths nacieron gracias a la buena relación entre ambos y murieron cuando esa relación se resquebrajó. Al parecer, llevaban años sin hablarse y esas cosas de divos, hasta que Cameron los citó el otro día como sus predilectos. Entonces, Marr pidió que el primer ministro retirara esas declaraciones y, a los pocos días, Morrissey apoyó a su antiguo socio. No sé si tiene mucho sentido eso de “retira lo que has dicho”, ni si un creador tiene nada que opinar sobre quiénes son sus fans. Supongo que si solo aspiras a que te sigan los que piensan y son como tú, lo llevas claro. De todas formas, es comprensible que si te repatea un político conservador que ha llegado al poder con una enorme tijera de podar políticas sociales y que estuvo relacionado con aquellos usos de dinero público de los diputados ingleses para sus cositas domésticas (reparaciones de coches, jardineros…), es comprensible, digo, que quieras dejar claro que no tienes nada que ver con ese fulano, por mucho que él haya ligado o se haya emborrachado al ritmo de This Charming Man, por ejemplo.


Se ha publicado ahora en español una biografía de The Smiths que vio la luz en inglés en 1992, con la separación del grupo todavía caliente (había ocurrido en 1987). Se titula Morrissey & Marr. La alianza rota, su autor es Johnny Rogan, y la ha sacado a la calle T&B Editores (con la traducción de Rocío Valero). Por el lado político (siguiendo el asunto Cameron), estos chicos sufrieron a la abuela putativa del actual primer ministro, la señora Thatcher, que vaya si sabía dar palos a las coberturas sociales y encararse con huelguistas y esa gente que pretende tener derechos.

Marr y Morrissey son de origen irlandés, y sus padres habían emigrado a la inglesa ciudad de Manchester para buscarse la vida; son un producto de los colegios públicos de los años sesenta y setenta y también de la vibrante cultura pop inglesa de aquellos mismos años. Rogan le dedica muchas e interesantes páginas a esos orígenes irlandeses y otras cuantas a la oscura vida adolescente en un áspero colegio, como fue el de Morrissey. Este libro, que tiene mucho de musical, claro, no es el típico producto pensado para los seguidores acérrimos de un grupo de pop, que también, si no que se trata de una excelente biografía de dos personas, de la descripción de cómo nace la pulsión, musical en este caso, y de cómo se desarrolla hasta dar un resultado, un espléndido resultado, como fue aquel grupo. Y cómo un buen proyecto llega a un punto muerto. Lo bueno, que nunca vimos a los Smith vivir la decadencia de otras bandas; lo malo, que posiblemente se quedaron buenos discos sin hacer. En la introducción, Rogan dice que este es el primero de una serie de tres libros, los dos siguientes centrados en las figuras de Morrissey y Marr cada uno, pero no parece que el autor haya rematado sus intenciones por ahora.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico