Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Los viajes

de Sara Gutiérrez

Oro y chifa

 OTROS DESTINOS

Retomo mi paseo por Lima en el Museo Banco Central de Reserva del Perú donde, por supuesto, hay monedas y billetes,


y hasta una caja fuerte, como solo había visto en las películas, en cuyo interior se exhiben máscaras, narigueras, collares y pectorales precolombinos de oro;


pero también una extraordinaria muestra de la cerámica precolombina


y otra del arte popular (del siglo XVI casi hasta nuestros días) manifestado en diversos materiales;


así como una didáctica pinacoteca que en pocas obras recorre la historia de la pintura peruana desde la época virreinal hasta la actualidad, parándose en los principales movimientos (costumbrismo, academismo, neoacademismo e indigenismo) sin olvidarse de “Los independientes” de los años cuarenta del pasado siglo.  


Y del banco museo, a cuyas puertas gentes con puñados de dólares y soles en sus manos ofrecen cambio (esta del cambio de moneda es una actividad comercial libre a la que se dedican no pocos limeños, y no deja de sorprenderme que con tanto atracador suelto como dicen que hay -no vi ninguno- hombres y mujeres de cierta edad luzcan sin recato sus abultados fajos de billetes en plena calle), del Museo, digo, me voy hacia el barrio chino, y según me acerco aumenta inexplicablemente la actividad. Ni siquiera en el mercado ubicado en el límite de los dos barrios (el histórico y el chino) hay el movimiento de mercancías que se aprecia en cualquiera de las calles del barrio chino.


Nos detenemos un buen rato en la calle Capón, leyendo las inscripciones conmemorativas de sus adoquines, hay de todo: bodas, bautizos, jubilaciones, graduaciones… Paseos de la fama aparte, solo había visto algo parecido en Moscú, en la calle Stari Arbat.


El resto, como cualquier barrio chino que se precie (y esta apreciación me trae a la mente el de París o el de Londres, trufado de inmensos pasajes comerciales llenos de mercancías indescriptibles y abarrotados restaurantes humeantes de ricas viandas. Estos últimos, han mutado en Perú para dar lugar a una extraordinaria variante: las chifas. A decir de muchos Wa Lok es la mejor, y certifico que, al menos en la del barrio chino, todo estaba buenísimo.


Las fotos las hicimos a medias, Eva Orúe y yo misma. 

OTROS DESTINOS

PERÚ EN DIVERTINAJES

Preparación del viaje
Lima: Miraflores y Barranco
Lima: Centro histórico
Oro y chifa
Paracas: Islas Ballestas y Reserva
Nazca y sus inquietantes líneas
Arequipa
Conventos arequipeños
Cañón del Colca
Puno y el Lago Titicaca
Amantaní
Taquile
Puno-Cuzco (I)
Puno-Cuzco (II)
El valle sagrado de los incas
La Plaza de Armas de Cuzco
Más Cuzco
Por fin... Machu Picchu




Archivo histórico