Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Luces

luz1.

(Del lat. lux, lucis).

 

1. f. Agente físico que hace visibles los objetos.

 

2. f. Claridad que irradian los cuerpos en combustión, ignición o incandescencia

 

“Una sombra tibia intenta abrazarte y envolverte en oscuridad.

No temas.

Sostén la luz como si fuese un gorrión entre las palmas de tus manos. Sostén la luz. No dejes que se apague”


Alicia está intentando encender una vela blanca que sujeta entre el pulgar, el índice y el dedo medio de su mano izquierda mientras que acerca la cerilla a la vela con la mano derecha. Lo hace despacio para que esa pequeña cerilla no se apague con el aire que corre ligero. Parece que el ritual está previsto para desarrollarse ante alguien. Todos los gestos del cuerpo, cabeza, manos y píes de Alicia están en un movimiento casi coreografiado para alguien, para algo. ¿Para quién? ¿Qué querrá? ¿Qué quiere?
¿Qué quieres Alicia? ¿Qué?

Alicia: Siento que a veces un camino se abre ante mí, y que yo no consigo lanzarme a recorrer ese sendero recién mostrado. Me gustaría saber, me encantaría poder, quisiera ser capaz...
Quisiera poseer la cualidad mágica de iluminar todas las zonas oscuras, todas los espacios tenebrosos, todos los lugares sumergidos en niebla. Quisiera ser capaz...
Eres niño y pides que haya un pequeño punto de luz en el cuarto. No quieres que lo desconocido se dimensione de repente y que tú no sepas cómo enfrentarte a ello, cómo afrontarlo, cómo vencer y mantener tu cabecita anclada en la realidad clara y luminosa que estás aprendiendo a nombrar como lo real con cada día vivido en lo cotidiano y confortable, en el confortable y cotidiano regazo de mamá y empujado por la cotidiana y confortable mano de papá; "Avanza, avanza, avanza sin temor"... parece que dice esa mano que despeja las tinieblas como si arrancase telarañas pegadas a las hojas de los arbustos. 
"Avanza, avanza, avanza"...
Sí, ahora quisiera avanzar, pero no sé muy bien cómo ni hacia dónde sin toparme cara a cara con el temido, con lo temido.
Quiero que tú me ayudes. ¡Ayúdame! Coge tú esta vela y guiame a través de lo oscuro. Abre, inicia, despeja el camino tú. Y sólo entonces dime, anímame a avanzar, a dar el siguiente paso caminando de tu mano. Quiero que seas tú la que tengas que atravesar la noche, los silencios negros, lo inesperado de la nocturnidad. Que venzas al temido sin que la vela se apague. Manteniendo siempre la pequeña llama de luz entre tus manos.
¡Ayúdame! Necesito de tu fuerza, de tu capacidad para hacer fuego y luz incluso tan sólo con mirar hacia un lugar, apretar después los labios y soplar suave.
¡Necesito de ti! ¡Ayúdame!

Pequeños Deberes-

Tiende tu mano cuando te lo pidan. Si hace falta enciende todas las luces que puedas para alumbrar el camino y no dar lugar al miedo.

A.AliciaNlaRealidad@gmail.com

 

Fotos-

De Síndrome. Por Adriana Davidova




Archivo histórico