Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Persépolis


Nadie sabe nada de los gatos persas es la última apuesta del realizador kurdo-iraní Bahman Ghobadi, experto en retratar la otra cara de una zona geopolítica dominada por la intolerancia y gobernada por el fundamentalismo religioso. Su filme narra la difícil odisea de un grupo de jóvenes músicos de rock que quieren abandonar el país. Un trabajo que se realizó con problemas y que cuenta entre sus imágenes con muchos testimonios verídicos e historias de estremecedora actualidad.

Ghobadi nos enseña que la juventud de aquel lugar no es tan diferente de la juventud de las sociedades europeas y occidentales y que sus esperanzas, modos de vida, frustraciones y búsqueda de autorrealización son muy parecidas No obstante, el temor al fanatismo de un gobierno, que censura distintas formas de expresión y castiga los modos de vivir y comunicarse no tradicionales, los lleva a situaciones límite, entre la comedia y el drama.

Hay mucho dinamismo, humor e ironía, ningún victimismo pero tampoco condescendencia en el retrato del periplo —en el fondo trágico— de estos jóvenes, y no tan jóvenes, llenos de vitalidad divididos entre la modernidad y los fantasmas de la tiranía política y la censura religiosa. La cámara se aproxima a ellos con extraordinaria naturalidad aunque el eje que vertebra la película es su música, como un lamento o un grito de resistencia contra un sistema que obliga a mentir y ocultarse.

Rodada con un estilo fluido, descarnado, algo imperfecto Nadie sabe nada… define el talante de una generación que busca rebelarse sin hacer demasiado ruido, pero que lleva el ritmo en las venas igual que el director de Las tortugas también vuelan lleva el cine en las suyas. Muchas de las secuencias de una película a la vez colorista y crispada, sombría y luminosa transcurren en interiores opresivos o en parajes desolados donde estos artistas buscan no perder su autenticidad y a la vez crear algo distinto en un país sacudido por el miedo. Un filme sobre la supervivencia cotidiana y una reflexión urgente sobre la libertad de expresión. Un trabajo que, en algunos momentos, puede parecer formalmente descuidado pero que logra transmitir un sentimiento unitario de amor por las canciones y odio hacia el establishement.




Archivo histórico