Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Los viajes

de Sara Gutiérrez

Perú: preparación del viaje

  OTROS DESTINOS

 

Como de costumbre, cuando nos decidimos a organizar el viaje era ya demasiado tarde. Demasiado tarde para poner al día nuestra cartilla de vacunación, demasiado tarde para encontrar precios asequibles, demasiado tarde para materializar el viaje que habíamos planeado: aventurarnos por Kenia.

Así que, a escasas tres semanas de las ansiadas vacaciones veraniegas, descartado Kenia como destino, eché un vistazo a la lista de viajes pendientes (demasiados) y las guías en estado de revista (unas cuantas), y me decanté por Perú. Soy de la opinión (aunque mi práctica la contradiga) de que no deberíamos salir al resto del mundo antes de haber explorado hasta el último rincón de España y Latinoamérica… En fin, a lo que iba, decidida por Perú, se lo planteé a mi compañera de fatigas (y alegrías), y como me esperaba aceptó sin parpadear.


Los precios de los billetes, claro, ya no eran los de las maravillosas ofertas que invaden mi buzón cuando no puedo viajar y por si eso fuera poco no dejaban de subir. Menos mal que tenía acumulados tantos puntos Iberia que uno de los pasajes nos salió “gratis”.


En el cañón del Colca

Antes de decidirme a reservar el avión (por eso sé que eran más caros cada día, porque mientras planeaba vigilaba), tracé el recorrido que más podría interesarnos para calcular los días que necesitábamos. No iríamos a la selva, procuraríamos ganar altura poco a poco y perder el tiempo que fuera necesario en aclimatarnos (mi experiencia en el altiplano chileno ―tengo que buscar el momento para recordar aquella experiencia de la que sólo relaté en Divertinajes la estancia en Valparaíso y Chiloé― ya me había enseñado que lo del mal de altura no es ninguna tontería y que las superwoman también se marean) y terminaríamos en Macchu Pichu. En definitiva, nos conformaríamos con visitar el tercio sur del país, el territorio inca, y lo haríamos en tres semanas.


Al ampliar la información de mi guía de papel en internet, fundamentalmente para localizar medios de transporte (alquilar un coche, que es lo que más nos gusta, estaba descartado; y realmente no nos encontramos a nadie que estuviera viajando al volante) y alojamiento, me topé con cosas muy interesantes.

Empresas turísticas que ofrecen excursiones muy bien estructuradas y documentadas a precios razonables.

De todas, elegí, probablemente por la solidez que transmite su página web, Mistery Perú Tours. Con esta agencia, que es en realidad un intermediario que contrata agencias locales (no todas de igual calidad) contratamos la visita a las Islas Ballestas y la Reserva de Paracas,  el sobrevuelo en avioneta de las Líneas de Nazca, el tour de dos días al Cañón del Colca y el traslado al Valle Sagrado.

Para navegar por el lago Titicaca quisimos integrarnos en un proyecto lo más solidario posible y lo hicimos con  la gente de All Ways Travel. Quiero creer que su discurso solidario no se queda sólo en eso, en el discurso.


Lago Titicaca

Empresas de autobuses que dan un servicio realmente bueno:

Transportes Cruz del Sur. Autobuses de dos pisos, confortables, cuyo único problema es la puntualidad y la capacidad de sus maleteros (demasiado escasos para el volumen que mueven los mochileros).

4M Express. Una opción excelente para quienes tras visitar el Cañón de Colca preferimos avanzar hacia Puno en lugar de regresar a Arequipa.

Inka Express. A caballo entre el simple transporte en autobús y la excursión organizada, hace del largo trayecto Puno-Cuzco (y viceversa) un viaje agradable en el que las paradas para estirar las piernas lo son también para admirar museos, iglesias y yacimientos arqueológicos.


Una red de ferrocarril escasa pero a la altura de las circunstancias con un abanico de posibilidades que cubre prácticamente todas las necesidades especialmente en ese trayecto en el que tiene la exclusiva de acceso: Ollantaytambo-Macchu Pichu.

Y, por último, cadenas hoteleras peruanas con empuje, con intención de agradar y crecer. Aposté por una (y acerté): Casa Andina. Y allí donde ellos no llegaron aún me dejé seducir por La Hacienda Bahía de Paracas (en Paracas, claro está) y Sumaq Hotel en Macchu Pichu pueblo (hasta hace nada Aguas Calientes), un absoluto placer.


Hotel Casa Andina, en el Valle Sagrado

Cuando quise darme cuenta, más que un viaje había diseñado un engranaje dijo del más preciso reloj suizo. Ahora que he vuelto (en primera, por gentileza de Iberia) puedo decir que, por ahora, a no ser que dispongas de todo el tiempo del mundo para vagar por el ídem, no hay otra forma de hacerlo. Las rutas turísticas peruanas están tan establecidas que es prácticamente imposible salirse de los carriles oficiales. Es de esos países en los que eres turista y como turista has de moverte: integración la justa, la programada.

Sí, lo de volver en primera no es broma. Dormimos tan plácidamente en nuestro amplio sillón-cama que ni jet lag tuvimos, de piernas hinchadas ya ni hablamos. Y todo gracias al overbooking. Un overbooking idéntico al que por poco nos deja en tierra a la ida a pesar de tener incluso reservados los asientos; la próxima vez (porque habrá próxima vez: tengo que volver para ir a Trujillo, Cajamarca, Iquitos, etc.) estaré recogiendo mi tarjeta de embarque la primera: inician la facturación veinticuatro horas antes del vuelo.

Durante las próximas semanas (los que me seguís, ya sabéis que mis semanas rápidamente suman meses), cada una de mis próximas entradas a este Universo divertino estará dedicada, por orden cronológico, a una etapa de este viaje, en cierto modo alucinante, que durante el pasado mes de agosto me transportó al deslumbrante dorado inca y a la imaginativa escuela cuzqueña. Os reservo plaza.


Las fotos las hicimos Eva Orúe y yo misma. 

 OTROS DESTINOS

PERÚ EN DIVERTINAJES

Preparación del viaje
Lima: Miraflores y Barranco
Lima: Centro histórico
Oro y chifa
Paracas: Islas Ballestas y Reserva
Nazca y sus inquietantes líneas
Arequipa
Conventos arequipeños
Cañón del Colca
Puno y el Lago Titicaca
Amantaní
Taquile
Puno-Cuzco (I)
Puno-Cuzco (II)
El valle sagrado de los incas
La Plaza de Armas de Cuzco
Más Cuzco
Por fin... Machu Picchu




Archivo histórico