Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Excentricidades

eorue[arroba]divertinajes[punto]com

 

El horror, el error

Tengo el firme convencimiento de que todas las secciones (excepción hecha, quizá, de las sindicales) necesitan un hada madrina,

Yo la he encontrado. Y lo digo con agradecimiento y cariño. Se llama Margarita, ustedes ya la conocen (aunque yo sigo sin revelar su apellido porque aún no le he preguntado si puedo y debo. ¿Puedo?), y me permite ver más allá de lo que yo acostumbro a mirar.

Me envía un enlace a un artículo titulado Goodbye, Cruel Words: English. It’s Dead to Me y publicado en The Washington Post. Es un canto de tintes elegiacos en defensa del inglés, idioma que el autor considera maltratado por el mundo en general, y por los periódicos en particular.

Nadie está a salvo de una falta, e imagino que en Divertinajes las habrá en cantidades industriales, pero es cierto que el desaliño ortográfico y gramatical que el firmante de ese texto denuncia en la prensa estadounidense tiene su exacto equivalente a este lado del océano.

El 21 de mayo (aunque yo me enteré tras leer a la Defensora del Lector, un mes más tarde), La Vanguardia, en portada, y bajo el titular principal «El Gobierno aprueba el recorte sin subir impuestos», se leía el subtítulo: «Elena Salgado:  “No hay una propuesta concreta” para grabar las rentas más altas». ¡Uch! ¿Nadie lee las portadas?, se preguntaba la apurada defensora.


Parece que no.

Los periodistas tan pronto inventamos verbos…

… como destrozamos reglas.


Y más reglas.


A veces leo cosas que me hacen dudar: las casas, ¿son pareadas o apareadas? ¿Este «porqué» no debería ir separado?


Las prisas no pueden justificarlo todo, sinceramente creo que ni siquiera lo explican: se trata de pura ignorancia, y de ausencia de correctores capacitados. 

Quizá el artículo que algún día deberemos publicar al respecto se titule Adiós, palabras crueles: el español ha muerto para mí. Y eso que el juego de palabras, en nuestro idioma, no queda tan bien.

Gracias por su colaboración

Comenté la semana pasada unas declaraciones de Andrés Neuman, quien al parecer considera que los grupos editoriales españoles son «como una segunda o tercera generación de colonialismo». Decía, además, que no había leído ninguna reacción… Y les pedía que me informaran de cualquier cosa al respecto.

Unos amigos han respondido a mi llamado, y me han enviado lo que afirmaba Ricardo Piglia hace unos días en Página/12 (20-09-2010) con respecto a la «balcanización» del mercado literario en América:

La balcanización del mercado

«Una cuestión pendiente es cómo podemos hacer para que los libros circulen por toda América latina. Los grandes grupos han balcanizado el mercado editorial», dice Ricardo Piglia.

»Alguien que publica aquí por Seix Barral no puede publicar en el mismo sello de España; algo que sólo se entiende por la política de balcanización que llevan adelante estos grupos. A ellos les interesan los mercados de los libros para las escuelas y esos mercados son nacionales.

»Los escritores están ahí como las figuritas culturales que vienen a disimular la política real: tratar de copar el mercado que tradicionalmente tenían las editoriales argentinas que hacían libros para las escuelas. Eso viene vestido de una especie de: “¡Ah, mirá cómo están publicando escritores argentinos! Eso explica la balcanización, por qué trabajan mercados nacionales y no permiten que los textos circulen. Cómo puede ser que escritores que publican en Ecuador, Colombia y Uruguay no se conozcan acá. Y viceversa.»

Lo he dicho alguna vez y es cierto: lo mejor de este Círculo son sus lectores. Gracias a todos.

Adivinanza

¿A propósito de qué reciente ganador de un gran premio cultural se discutió en el seno del jurado la conveniencia de galardonar a alguien que no se distingue por sus buenas prácticas empresariales?

En las órbitas

Los mundos del arte están llenos de personajes a los que los focos apenas rozaron, conocidos si acaso por ser musas, albaceas, amigos, confidentes de ……… rellenen los puntos suspensivos con los nombres que, sin duda, han venido a su mente.

Hasta hace nada, al menos en España, Léon Werth pertenecía a esta extraña y numerosa categoría. Suyo era el honor de ser el destinatario de una de las dedicatorias más famosas, si no la más famosa, de la historia de la literatura:

A LÉON WERTH

Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona grande. 
Tengo una seria excusa: esta persona grande es el mejor amigo que tengo en el mundo. 
Tengo otra excusa: esta persona grande puede comprender todo; incluso los libros para niños. 
Tengo una tercera excusa: esta persona grande vive en Francia, donde tiene hambre y frío. 
Tiene verdadera necesidad de consuelo. 
Si todas estas excusas no fueran suficientes, quiero dedicar este libro al niño que esta persona grande fue en otro tiempo. 
Todas las personas grandes han sido niños antes. (Pero pocas lo recuerdan.) Corrijo, pues, mi dedicatoria:

A LÉON WERTH
CUANDO ERA NIÑO

Es, muchos la habrán reconocido, la dedicatoria de El principito, de Antoine de Saint-Exupéry.


Ahora, Veintisiete letras lanza 33 días, la narración autobiográfica que Werth (francés, escritor, periodista y crítico de arte) nos dejó sobre los primeros días de la ocupación de Francia por los nazis, un texto nunca antes traducido al español.

Luego vendrá Déposition. Journal 1940-1944. Así, por lo menos, podremos conocerle en sus propias palabras.

Entre todos

Manuel Gil acaba de abrir un nuevo blog de reflexión sobre el sector del libro. «La idea es la de convertirlo en un espacio abierto de reflexión y cooperación entre blogueros y gente del sector, donde pueda escribir quien quiera o lo necesite. Desde este nuevo espacio intentaré seguir haciendo propuestas y dando caña cuando sea necesario, Obviamente sigue la línea trazada en el anterior blog, “paradigma”, del cual es hijo y heredero, y bajo esa óptica seguirá, con rigor, veracidad y compromiso.» La dirección: http://antinomiaslibro.wordpress.com/.

Mesa de novedades

En este Escaparate: Baladas del Dulce Jim, de Ana María Moix (Bartleby); Un matrimonio de provincias, de Marquesa Colombi (Contraseña); y Fábulas, de Robert Louis Stevenson (Rey Lear).

Divertinajes necesita ingresos para subsistir en la red. Si desea contribuir a su mantenimiento, puede comprar estos u otros libros y revistas de su interés aquí. Gracias.




Archivo histórico