Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Escepticismo


Confieso que, cuando leí sus intenciones, dudé: ¿están locos, estos…? Vale no encuentro una palabra que rime con «romanos» y signifique «editores». A mí, aquello de una colección sacar versiones de obras de la literatura universal («451.Re:» se llama la colección, que a ver quién es el guapo que va a una librería y pide un ejemplar citando el dichoso nombre) me sonaba cuando menos arriesgado.

Y sin embargo, ahí los tienen, lanzándose sobre Lope de Vega y comprobando que el experimento funciona. Javier Azpeitia, director de 451 Editores, confiesa que al principio muchos fueron los que pensaron que era un disparate, «incluso nosotros no teníamos un proyecto muy definido», y que el resultado obtenido con el primer intento, el Mío Cid, fue «menos unitario de lo que pensábamos», porque cada uno de los autores convocados llevó su relato a una época distinta. Pero, al cabo, ha merecido la pena. «Ahora hay autores que nos llaman…»

Revela que sus planes directores no siempre han sido escrupulosamente respetados por los autores. Que Jesús Ferrero e Irene Gracia se intercambiaron los textos de Shakespeare que la editorial les había confiado. Y que lo que queda después de todo lo ya publicado es el convencimiento de que la voluntad de llegar a los clásicos de otro modo no era una vana ilusión. De hecho, no es algo tan novedoso: «esto se hace desde siempre, rehacer historias. El mismo Shakespeare es un ejemplo claro, y Lope, y Calderón también: tomaban un relato, lo pasaban a otro género y lo hacían suyo».


Editar activamente

Dice Azpeitia que no se trata de quedarse sentado tras la mesa del despacho esperando que llegue un libro, ni de salir de caza y puja poniendo dinero sobre la mesa: editar puede y debe ser otra cosa. De momento, pasa por poner en pie un libro de «versiones» de Frankenstein firmado por ocho escritoras (Ángeles Caso, Lola Beccaría, Paula Izquierdo y Pilar Adón entre ellas), y de que Martín Garzo y Carmen Posadas, y no sólo ellos, sucumban a la tentación de Drácula. También un repaso a las Mil y una noches bajo la atenta supervisión de Luis Sepúlveda.

Y luego, un paso más allá: porque también se pueden versionar películas, concretamente westerns, o eso es lo que pretenden demostrar con Paco Ignacio Taibo como coordinador de la saga. E incluso estudian una propuesta de Manuel Hidalgo: un libro, que él coordinaría, con finales alternativos para películas muy conocidas.

Al fin y al cabo, es lo que el cine ha hecho desde siempre con los libros, ¿no?, apropiarse de ellos y alterar sus finales.

Más cubiertas repes


La semana pasada, quizá los memoriosos lo recuerden, dedicamos un espacio a las portadas repetidas. No se trata de abandonar todos nuestros afanes para consagrarnos a esta obsesión, pero resulta curioso comprobar cómo, a veces, basta interesarse siquiera fugazmente por algo para que ese algo adquiera, cómo lo diría yo, entidad propia.

Ocurre que esta misma semana he tenido noticia de dos novedades que se sirven de la misma portada, una de Sexto piso, de El acantilado la otra; una, un libro de cuentos, Arrastrar esa sombra, de Emiliano Monge; de ensayos la otra, una obra de Bruno Snell titulada El descubrimiento del espíritu. Estudios sobre la génesis del pensamiento. Y en ambas funciona. Me dicen que fue el fotógrafo quien, por inadvertencia y cuando una de las editoriales ya había comprado los derechos, ofreció la imagen a la otra. Éste es el resultado…


Mientras tanto, en el blog asociación brigada 21 «denuncian» otro caso. «¿Todos los libros que lleven en su título algo relacionado con el invierno deben usar la misma fotografía en la cubierta?», se preguntan, y reproducen la cubierta de Trampa en el hielo, de Kitty Sewell, editado por Círculo de Lectores, y la de Entre la promesa del verano y el frío del invierno, de Leif G.W. Persson, publicado por Paidós en la nueva colección Alea.

El significado de la palabra «definitivo»

Entiendo que no es fácil. Hacer que leamos, digo. De ajustarnos a lo que de concluyente tiene la palabra «definitivo», tampoco.

En los últimos años, muchos son los autores que se han atrevido a elaborar guías «definitivas» sobre lo que hay que leer. Les ahorro la lista de tutoriales, que pueden encontrar buceando en el fondo de cualquier librería… Todos ellos eran discutibles y, viniendo como venían del mundo anglosajón, todos eran tendenciosos. Y pretenciosos porque, lejos del carácter casi íntimo que autores como Calvino imprimen a sus recomendaciones, ellos aspiran a compendiar lo que de legible hay en el mundo. Y claro, se quedan dolorosamente cortos.


La última intentona la protagonizan Clifton Fadiman y John S. Major, cuya obra Un plan de lectura para toda la vida fue publicada por vez primera en Estados Unidos y en 1960. Luego, Fadiman realizó cuatro revisiones de su plan, la última, la que Planeta presenta, que data de 1998.

Dicen los editores que «el concepto es sencillo y revolucionario: en el mundo en que vivimos tenemos un tiempo finito que dedicar a la lectura, por lo que es vital que seleccionemos con acierto los libros en que lo invertimos. El plan de lectura para toda la vida es precisamente eso: la mejor selección disponible de todo aquello que vale la pena leer».

Echo un vistazo al índice. Sobre un total de 133 recomendaciones, obras en español encuentro firmadas por Cervantes, Borges y García Márquez. El francés no sale mejor parado, y de otros idiomas casi ni hablamos. Eso sí, mucho clásico greco-latino. ¿Definitiva, la guía?

Más bolsillo

Ediciones Maeva estrena el nuevo año con el lanzamiento de su primer catálogo de bolsillo. Los grandes éxitos de la editorial que ahora estarán disponibles en ese formato son, de momento: El misterio de la Casa Aranda, de Jerónimo Tristante; La princesa de hielo, de Camilla Läckberg; El profesor, de Frank McCourt; La rana que no sabía que estaba hervida, de Olivier Clerc; Lo que de verdad importa, de Jan Goldstein; y El segundo reino, de Rebecca Gablé.

Acuse de recibo


Memorias privadas y confesiones de un pecador justificado
James Hogg
Nórdica libros 

Publicada por primera vez en 1824, reúne los mejores ingredientes de la novela gótica, la intriga y el estudio de la mente de los personajes. Hogg concibió esta novela metafísica de manera que fuese tomada por una historia real, y llegó a incluirse a sí mismo como personaje secundario.

«Que yo recuerde, hace mucho que no me había sentido tan cautivado, tan voluptuosamente atormentado por un libro.» André Gide

 


Y si habla mal de España… es español
Fernando Sánchez Dragó
Planeta

El autor arremete contra todo y contra todos en este libro, que escribe desde el enfado más monumental. Le ha pasado algo con lo que muchos españoles van a identificarse: está harto de España,  de vivir en un país de gente sin educación, donde la envidia es el pecado nacional, cunde la mala leche y los sinvergüenzas campan a sus anchas. Frente a todo ello, Dragó pide un rearme de valores, hace una apelación a esa España que se ha convertido en un continente sumergido.

 


La vida secreta de Joya de Oriente
Maureen Lindley
El andén

En la China y el Japón de la primera mitad del siglo XX, esta novela extraordinaria sigue los pasos de la princesa que se negó a aceptar un matrimonio concertado, y que decidió entregarse sin límites al placer, mientras buscaba sin éxito el amor. Basada en la vida real de un personaje histórico, su trama infatigable nos convierte en espectadores de las intrigas políticas y los secretos de alcoba de un mundo fascinante.

«Una novela hipnótica y cautivadora». Jung Chang, autora de Cisnes salvajes.

 


Forcada, un espía español al servicio de Felipe II. La Cruz de Borgoña
Carlos Carnicer
La esfera de los libros

En 1588, la Armada Invencible, la flota más poderosa que jamás ha surcado los mares, es derrotada y humillada por las naves de Isabel I de Inglaterra. Maltrechos, los barcos de Felipe II tratan de regresar a España circunnavegando las islas Británicas por una ruta plagada de tormentas, enemigos y afilados acantilados contra los que se hundirán muchos de ellos. Entre los náufragos se encuentra Guillaume, el fiel compañero de Forcada




Archivo histórico