Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Música acuática

Hablaban dos músicos en un programa de radio (creo recordar que uno era americano y otro español) y llegaron a Jeff Buckley y a su disco Grace y dijeron que los aficionados a la música se dividían en los que adoraban este disco y los que no. Es un gran disco y anunciaba que había llegado un grande de la música, pero Jeff (nacido en 1966) murió ahogado en 1997, tres años después de la publicación de su obra.


Gabriel Villota Toyos (Bilbao, 1964) escuchó por primera vez a Jeff Buckley como fondo en un café de Londres. No había oído hablar de él antes y ya llevaba muerto unos años. Jeff era hijo de Tim (1947-1975) un reputado músico que murió también muy joven, de una sobredosis. Y hay otro músico, el cantautor inglés Nick Drake (1948-1974), que se suicidó; quizá Jeff también lo hiciera al meterse en aquel río…


Alrededor de estos tres músicos (más un amigo de la infancia del autor, Marco K., y de Mino Bergamo, un joven autor del ensayo La anatomía del alma, que también murió en el mar), Gabriel Villota ha escrito Destellos en el agua (Melusina), que tiene mucho de ensayo (sobre la búsqueda de algo, sobre el éxito y el fracaso y sobre las maneras de enfrentarse a la vida; y sobre música) y mucho, también, de libro de recuerdos, pues ciertos momentos de la vida de este profesor universitario sirven de introducción, de transición o de contexto de lo que se cuenta en Destellos en el agua, un texto muy breve en el que hay una voluntad casi lírica en la manera en la que se cuentan las cosas, en la manera en la que se vuelve a una idea, en la que se presentan las vidas de las personas de las que se trata.


Nick Drake

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico