Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Lolita Bosch, segunda entrega

No era casualidad que la escritora Lolita Bosch (Barcelona, 1970) le dedicara una recopilación de textos de autores oriundos a la literatura mexicana pues, al parecer, ha vivido en aquel país una buena temporada. Y México está presente en algunos de sus textos, como son la novela La persona que fuimos y la difícilmente clasificable Insólita ilusión, insólita certeza (ambas en Mondadori). Lolita tiene algunos libros más publicados, pero estos son los que he leído.


La persona que fuimos (publicada en 2006) es una novela breve (apenas 100 páginas) que habla de una historia de amor pasada que recuerda la narradora. Cuando empiezas a leer, te da la sensación de que te vas a meter en una de esas historias de aliento femenino; no sé si me entienden: mucha introspección, muy poca acción, muchas vueltas… Pero no, Lolita Bosch sí utiliza ese aliento femenino, pero lo retuerce y hace que su narración sea otra cosa… mejor.

Está de moda (digo de moda porque esto se ha hecho toda la vida) eso de jugar con episodios reales para pasarlos luego por la Termomix de la literatura y a ver qué sale. Pues hubo un tipo en México, allá por el siglo XIX, llamado Joaquín de la Cantolla y Rico a quien le gustaba volar en globo y que llegó a proponer al entonces presidente de la República crear un segundo nivel de la Ciudad de México construido a base de globos aerostáticos unidos los unos a los otros y sujetos al suelo.


En tan pintoresco personaje y tan peregrina idea se ha basado Bosch para escribir Insólita ilusión, insólita certeza, una fábula en la que cuenta, también, muchas cosas de la historia mexicana y que, además, parece un cuento. La sensación de cuento está acentuada por las ilustraciones (de Elisenda Estrems), que están muy bien.




Archivo histórico