Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Uno de mis lectores habituales…

―¿Tus lectores habituales? ¿Qué quieres decir con lectores habituales? ¿Personas que leen asiduamente?
―Bueno, sí. Personas que ME leen asiduamente.
―Pero, ¿existen?
―Haberlas haylas.
―Aunque jamás nadie las ha visto.
―Y algunas, además, me escriben
―Lo que no haga una madre por su hija.
―No ha sido mi madre, ha sido un lector de Elche  ¡Chupate esa Julieta!


A lo que iba. Uno de mis lectores habituales que leyó la entrada de la semana pasada ha tenido la amabilidad de enviarme la solución para casos de vuelta de vacaciones y nevera vacía: antes de irte deja en la nevera una Happy Meal de McDonalds, eso es hamburguesa y patatas fritas.  Puedes tardar hasta 140 días en regresar que, cuando lo hagas, estará intacto.

―¿Qué quieres decir con intacto? ¿Que no se lo habrá comido nadie?
―No, quiero decir que está igual: No se enmohece, ni se encoge, ni se pudre, ni le salen gusanos, ni huele mal: nada. Permanece intacto, incorrupto.
―Por todos los dioses, ¿eso es verdad? ¿Y cómo lo saben?

Una fotógrafa compró uno de esos menús, lo dejó en el salón de su casa y le hizo fotografías durante los 137 días siguientes.

―¿De quien fue la idea?
―No sé. Ni tampoco por qué la dejó en el salón.
―Será la habitación que tiene mejor luz.
―Será.
―¿Se la comieron al final?
―No creo. La verdad, siempre dudé de que esas hamburguesas fueran comida real. Ahora me doy cuenta de que no lo son, son atrezzo. Por eso no se corrompen.
―Es un milagro.
―Un asco, eso es lo que es.

No me malinterpretes amable lector, te agradezco mucho la sugerencia, pero no puedo evitar que me de asco pensar en comida que no se estropea, como si fuera de plástico. Se queda igual, algo más seca, si te fijas, pero igual. Disecada, esa es la imagen.

―Como las actrices de Hollywood, que no envejecen, parece que estén cerradas al vacío.
―Como Ronald McDonald.
―Como el poliexpan de las cajitas de las hamburguesas.
―Como el periquito de casa de mi abuela.

Mira tú por donde, Mr. McDonald ha descubierto el secreto de la eterna juventud. La carne que no envejece. Claro que, si para eso me tienen que picar, mezclar y poner en la parrilla, casi prefiero tener arrugas.





Archivo histórico