Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Momentos estelares

Momento estelar 1: Cosas de Mamá Tumaca


Riiiiing.

―Hola, Mami
―Hija, ¿cómo sabías que era yo? Esa la conexión interna de una madre con sus hijos.
―No, es que, en la pantalla de mi teléfono, cuando llamas tú, lo pone.
―¿Qué pone? ¿Llama mi madre?
―Casi, casi. Pone Mami Móvil.
Jesús, qué adelantos.
―¿Qué querías?
―Nada, en realidad. Sólo decirte que me acabo de comprar unas sandalias de Sita Pons.
―¿De Sita Pons? Será de Pons Quintana, que eso sí es una marca de zapatos.
―Uy, claro. Me he hecho un lío con esa marca que se llama Sita Pons y tiene una ropa muy estrafalaria que no me gusta nada.
―Tampoco, mami, esa marca que dices es Sita Murt.
―Uf, tienes razón otra vez. ¿Quién carajo es pues Sita Pons?
―Nadie que yo conozca. Yo conozco a Sito Pons, piloto de motos varias veces campeón del mundo.
―Pues eso, lo que yo decía.

Momento estelar 2: Cosas de mi frutera


―Hola, Mary, ¿Te quedan piñas partidas? No veo.
―No ves porque no me quedan. Me quedan sandías.
―Ya pero, es que pesan mucho y no llevo carro.
―¿Y melón?
―Ya me llevo, pero buscaba piña.
―Ya, pero no me queda.
―Que lástima
―¿Y melocotones? Los tengo de viña, muy ricos, pequeños, que no pesan.
―También he cogido, pero me apetecía piña.
―¿Y ciruelas? Dulces como la miel.
―Es que no me gustan las ciruelas. No pasa nada, ya pruebo el lunes, a ver si tienes piña.
―Y si no te gusta la piña, ¿para qué la quieres, ni entera ni partida?
―No, si lo que no me gustan son las ciruelas.
―Si no te gustan ¿para qué te llevas?
―No ya, si es que no me llevo.
―Además, yo no vendo ciruelas partidas, quién puede querer ciruelas partidas. Anda no seas sosa y llévate media piña, que esta riquísima.
―¿Pero no me has dicho que no tienes?
―¿El qué?
―Piiiiiiña.
―Reina, que pesadita te estás poniendo con la piña, escucha bien: Que-no-me-que-da-pi-ña, ¿enterada?

Momento estelar 3: Cosas de mi hijo


Hace unos días

Mami, ¿me agafas la careta de Batman, que no arribo?
―Claro cariño, pero has de intentar no mezclar idiomas, en castellano se dice “¿Me coges la careta de Batman que no llego? ¿Entiendes?
―Vale.

Al día siguiente

―¿Qué camiseta te gusta más?
―La blanca y blau.
―En castellano se dice blanca y azul,  ¿entiendes?
―Vaaale.

A los dos días

Mami, le dirás a la abuela que, para berenar, quiero salchichón.
―Se lo diré, pero en castellano no se dice berenar, se dice merendar, ¿entiendes?
―Vaaaaaale.

Ayer por la noche

―Cariño, come bien, así no se coge el tenedor.
―En catalán sí. ¿Entiendes?

Momentos estelares, si no fuera por ellos…




Archivo histórico