Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Mucha tela que cortar

eorue[arroba]divertinajes[punto]com

 

Días feriados


En la antevíspera de la presentación oficialísima de la muy esperada Libranda, diez profesionales del mundo del libro anunciaron su unión en aras de un nuevo concepto en la venta on-line que aúna todas las plataformas: Abalúlibros, librería abrirá sus puertas virtuales a principios de octubre.

Sus impulsores son veteranos que ya tienen webs de venta on-line de libros y que presumen de músculo: juntos suman 7 millones de visitas, 33.000 pedidos, 5.000.000 de euros de facturación. Y otro dato que no es baladí: un fondo de más de 400.000 títulos vivos, fruto de la suma de las bases de datos de las librerías participantes.

La iniciativa, unida a otras, demuestra que el sector se ha puesto definitivamente las pilas. Ya tocaba. Demuestra también que los hay que no esperan a que otros les saquen las castañas del fuego, lo cual es, sin duda, una buena noticia.

Lo cual me lleva a una queja: la expresada por Luarna Ediciones, que se ha lamentado de que las editoriales online no tengan cabida en la Feria del Libro de Madrid. Hay, sí, libros electrónicos pero sólo si son presentados por editoriales que también publican sus obras en papel. Pero, denuncian, las editoriales cuyo catálogo es 100% digital no pueden participar, a pesar del debate suscitado el año pasado por la incomparecencia de los ebooks en el evento.

Gente de provincias


Como muchos sabéis, Ingenio de Comunicación organizó en la Feria del libro de Madrid, la mesa redonda La provincia nos visita en torno al mundo editorial establecido fuera de Madrid y de Cataluña. Los editores a los que veis en la foto: de derecha a izquierda, Rafael Ceballos (Grupo Alcalá, de Alcalá La Real, Jaén), Alfonso Castán (Contraseña, de Zaragoza-Huesca), Eduardo Riestra (Ediciones del Viento, de La Coruña) y José Ángel Zapatero (Menoscuarto, de Palencia), debatieron sobre su condición de «periféricos», en una charla moderada por mi misma.

Para empezar, un dato: de las 873 editoriales pertenecientes a la Federación de Gremios de Editores de España, 275 están en Madrid, y 270 en Barcelona. Es decir, que el 38% de lo que se edita en nuestro país nace fuera de estas dos ciudades.
 
Además de todo lo mucho e interesante allí dicho sobre el trabajo diario o la relación con los medios de comunicación, se habló de las subvenciones. Porque las malas lenguas, que a veces son las mejor informadas, aseguran que muchos de los editores periféricos están cebados por las administraciones periféricas. ¿O es sólo una leyenda urbana que circula por las capitales del libro?

«Parece ser que sí, que hay una serie de editoriales de provincias que viven de la administración ―empezó admitiendo Riestra―. Pero desde luego no es mi caso. La Xunta de Galicia se trata únicamente con el Gremio de editores de Galicia, donde yo no estoy porque edito en español. Conste que el problema no es nacionalista ni nada, de hecho esta política empezó con Fraga, no es un problema del Bloque Nacionalista Gallego. Yo reclamo un trato de igualdad, y desde que estoy dando patadas a los avisperos me han hecho alguna comprita para las bibliotecas. Si a eso se le llama subvención…»

En Andalucía, reconoció Ceballos, muchísimas editoriales han cerrado desde que la Junta cerró el grifo. «Aunque ahora ha hecho algo que nadie entendemos porque ha mandado una circular diciendo que mandásemos 10 títulos y que de esos nos iba a comprar una serie de libros, es decir, ya no es ni siquiera una ayuda, es una compra directa, aunque al final las ayudas son compras, pero ahora con esto han organizado un revuelo sin necesidad, han retrocedido… En fin. Yo no entiendo que alguien monte una editorial pensando que se va a mantener a expensas de una ayuda pública, pero hay gente que trabaja con esa filosofía. Tenemos que editar sin ayudas, y si te las encuentras bienvenidas sean.»

Un punto de vista que compartió Castán, cuya editorial recién nacida no ha solicitado aún ayuda alguna («las convocaron en noviembre, 120.000 euros para editoriales que publiquen libros de interés intrínseco o que de alguna manera colaboren a la cultura aragonesa»), aunque sí ha recurrido a las que algunos países dan para la traducción. A nadie le amarga un dulce.
La situación en Castilla y León no es mucho mejor. «Hemos tenido dos años una convocatoria de ayudas a la edición de la importante suma de 30.000 euros para todas las editoriales. En el gremio somos treinta y tantas… ―explicó Zapatero― Este año ya no las han convocado, hay recortes importantes y además somos comunidad invitada en la Feria de Guadalajara, en México, y nos han dicho que todos los recursos van dirigidos a eso. Entiendo que hay algunos libros que tienen que estar publicados y que sin estas ayudas no lo estarían. Lo difícil es valorar los criterios de selección de esos títulos, pero en mi opinión las ayudas tienen  que ir a comprar libros para que estén en bibliotecas, y para que los editores pequeños estemos presentes en muchas bibliotecas, no a fondo perdido.»

Al cabo, coincidencia plena: «Mi fortaleza es mi independencia», sentenció Riestra.

Un paso al frente


ADAL, la Asociación de Agencias Literarias de España, nació en 2006 pero cuatro años después, se presenta en la Feria del Libro. Será el jueves día 10, y antes de esa fecha he querido hablar con su presidenta, Maru de Montserrat  (International Editors’Co). 

«Por primera vez ―explica la cita madrileña, una «legislatura» depués―, celebramos su constitución y compartimos con el resto del sector profesional nuestros logros y retos de futuro. La Asociación ya cuenta con 26 asociados (el 98% de las agencias existentes en nuestro país) y, tras 4 años desde su fundación, contamos con bastante experiencia, logros y retos de futuro que nos dan razón de ser.»

Tras ese 2% de agencias no asociadas se «esconde» la gran agencia literaria española. «Efectivamente, Balcells decidió no asociarse» ―dice De Montserrat, al tiempo que recuerda que sus representantes sí asistieron a la primera reunión, en julio 2006,  «Mantenemos una buenísima relación y en su día acordamos hacer frente común en aspectos que podrían agilizar nuestra labor más puramente administrativa (gestión de certificados de impuestos, gestiones para lograr un IAE, etc.). No creemos que nos debilite. De hecho, Balcells prefirió mantenerse al margen pero no por ello cerró la posibilidad de reunirnos anualmente e intercambiar opiniones.»

Lo ya hecho

«Unirnos ya fue todo un logro. Y que, hoy en día contemos con más socios y mantengamos periódicamente encuentros con grandes grupos y editoriales independientes significa que, por primera vez, podemos hablar en nombre de todas las agencias y de los autores que entre todos representamos, y exponer nuestras dudas ante nuevas tecnologías (por ejemplo, los derechos electrónicos) así como discutir temas que siempre han dificultado las tareas de los agentes literarios. ¿Retos y reivindicaciones? Pues que se reconozca a todos los niveles (instituciones gubernamentales, medios de comunicación, etc.) nuestro papel de gestores culturales claves en el sector editorial (si bien los agentes literarios preferimos y nos solemos mantener en la sombra).»

Un momento crucial

«Aunque la venta de libros electrónicos apenas alcanza el 3% en USA y el 1% en Europa, sin duda en ADAL hemos hablando largo y tendido de éste y de nuevas formas de edición que se han ido asentando en los últimos años y que creemos que irán en aumento en el futuro (ediciones print-on-demand, sin ir más lejos) e incluso redactamos contratos marco para que cada agencia pudiera hacer uso de los mismos. Hay que resaltar que, si bien cada agencia socia de ADAL mantiene su independencia, la Junta y las Asambleas que organizamos durante el año tienen como objetivo consensuar posturas, establecer modelos de contratos que sirvan de referencia para todos, y adoptar decisiones para resolver problemáticas diversas que afectan a las agencias hoy en día. 

»Queremos lograr un IAE para que se reconozca nuestra actividad, reivindicar becas, subvenciones y ayudas a las que por ahora no tenemos acceso a pesar de ser los principales promotores de la literatura en lengua española (la moría de autores cuenta hoy con un agente literario que los representa a nivel mundial), y, por supuesto, seguir avanzando con el mismo objetivo: ayudarnos unos a otros y contribuir a la difusión de la cultura.  

La cuota

En la junta directiva, llena de mujeres, un solo hombre: el vicepresidente Jordi Carbonell (IMC Agència Literària).

«Lo cierto es que la gran mayoría de las agentes de nuestro país son mujeres (aunque en muchas trabajan hombres). De hecho, en nuestro país siempre ha sido así: una mayoría abrumadora de mujeres. ¿La razón? Creo que se debe a que somos mejores mediadoras (y de hecho el papel de toda agente es, en gran medida, la de mediar entre autores y editores) y que, para crear una agencia, basta con un ordenador, un teléfono y una agenda con muchos contactos. Es decir, la inversión inicial es mínima y la paciencia, la capacidad de gestión, de hacer mil cosas a la vez (lectura y criba de manuscritos, editings, difusión entre editores, negociación y confección de contratos, supervisión de tareas de producción y promoción, y gestión de royalties y cesiones) máxima... Además, muchas de las agentes que se han incorporado a nuestro actividad en los últimos años, proceden del sector editorial donde también abundan las mujeres (si bien los capos suelen ser hombres, aunque por suerte cada vez hay más mujeres en cargos de máxima responsabilidad).»

Para saber más: 10 de junio, a las 18 horas, en el Pabellón Carmen Martín Gaite de la Feria de Madrid.

Ustedes mismos


Desde el pasado domingo 2 de mayo, el diario El País ofrece a sus lectores una colección de Grandes Obras del Pensamiento cuya aparición motivó una carta a la defensora del lector de la asociación Clásicas y Modernas, misiva firmada por la secretaria, Laura Freixas.

«Estimada defensora del lector:

»Ante todo queremos felicitarles por la iniciativa de crear una colección que ponga al alcance de un gran número de lectoras y lectores las grandes obras del pensamiento de todos los tiempos.

»Sin embargo, observamos con preocupación (decir que con sorpresa sería, por desgracia, faltar a la verdad) que de los 23 autores incluidos en la lista, ni más ni menos que 23 son varones. Por supuesto, el hecho de que durante siglos las mujeres no hayan podido acceder a la Universidad, ni en general a la educación,  ha impedido a la gran mayoría de ellas crear obras de pensamiento. Sin embargo, algunas lo han hecho, las suficientes como para que ustedes hubieran podido incluirlas en su colección. Obras como las de Santa Teresa, Sor Juana Inés de la Cruz, Mary Wollstonecraft, Hanna Arendt, María Zambrano o Simone de Beauvoir (que ha cambiado la vida a millones de mujeres) son por lo menos tan importantes e influyentes como las de Confucio, Ortega o Schopenhauer.

»Por otra parte, también nos llama la atención la bajísima proporción de mujeres (2 entre 22, un 10 %) entre los prologuistas. Son estos escritores,  periodistas y profesores universitarios; nos parece que hay bastantes profesoras, escritoras y periodistas mujeres como para que hubieran podido ustedes hacer una selección igualitaria.

»Estamos convencidas de que una representación más equilibrada de uno y otro sexo en las colecciones de pensamiento redundará en su mayor prestigio y credibilidad, además de contribuir en toda la comunidad de habla hispana al indispensable proceso de construcción de la paridad entre hombres y mujeres como criterio de calidad cultural.»

La respuesta de El País:

«Estimada Sra. Freixas:

»En respuesta a su escrito de fecha 31/05/2010, agradecemos su observación y le indicamos que lamentablemente no siempre podemos publicar obras de los autores que nos gustaría, ya que conseguir los derechos de las obras de algunos autores es francamente complicado. Nos hubiera encantado llegar a un acuerdo con los derechos de algunas mujeres cuyas vidas / pensamientos han cambiado nuestra sociedad, pero no ha sido posible.

»Seguidamente le indicamos que con los prologuistas, hemos tenido un problema similar, EL PAIS cuenta con grandes colaboradoras que por agenda, no han podido participar en esta obra, pero lo harán en próxima.»

Acuse de recibo


Escenario de guerra
Andrea Jeftanovic
Ediciones Baladí

«Andrea Jeftanovic convence al escribir. No ha optado por lo fácil. Indaga en las estructuras de la identidad y arma su puesta en escena. Un esfuerzo similar en manos de un autor sin talento sería inútil.” Javier Edwars (El Mercurio).

Escenario de guerra fue galardonada con el Premio Juegos Literarios Gabriela Mistral.


Barrio Cero
Javier Reverte
Planeta

Paquita Romero, que ha dejado de sufrir maltrato porque su marido ha muerto en un accidente, se convertirá en la heroína de Barrio Cero al acabar con el traficante de drogas que mantenía enganchado a su hijo y a otros chicos del barrio. Conocida allí como Mamá Romero, tendrá que hacer frente a un juicio por haberse tomado la justicia por su mano. Ella se sabe culpable pero sueña con vivir tranquila, si eso fuera posible.


Verano
J. M. Coetzee
Mondadori

El tema es «John Coetzee». El nombre solo es uno de los muchos detalles que unen a «John Coetzee» con J.M. Coetzee: los dos son de Sudáfrica y regresaron allí después de muchos años en Inglaterra y Estados Unidos; ambos publicaron las novelas Tierras de poniente, Desgracia y dos memoirs «ficcionadas», Infancia y Juventud; los dos ganaron el premio Nobel de Literatura. Pero hay una gran diferencia: John Coetzee está muerto. Por eso, un joven biógrafo inglés decide elaborar un libro sobre él.


Cuando nada vale nada
Raj Patel
Los libros del lince

El sueño de la «eficacia de los mercados» se ha convertido en una pesadilla. Desde que el mundo fue secuestrado por los fundamentalistas del neoliberalismo, hemos sido conducidos a un desastre económico, ecológico y humano de dimensiones terribles y alcance global. Aquí, Patel lleva a cabo un análisis despiadado de las teorías y prácticas causantes de la crisis mundial, y formula, además, un proyecto radical que permite soñar que sí existe una forma de salir de este pozo, un modo de vivir que daría lugar a un mundo más solidario y sostenible.

Y también...


Revista Delibros

Este mes:
Dossier: librerías on line, oportunidades y experiencias.
Las ferias populares del libro.
El IVA en los libros. No todos se comercializan igual.
La edición, motor económico de la cultura.
La novela romántica vive su revolución.
De Irisarri abrazó al Santo.
Entrevista con Mercedes Castro.
Entrevista con María Dueñas.




Archivo histórico