Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

La biblioteca ideal

Daniel Tubau

Ossian, de James Macpherson

danieltubau@gmail.com 

 


En 1761, James Macpherson publicó su traducción al inglés de Fingal, un antiguo poema escocés, escrito en gaélico, que había descubierto en un viaje por las tierras altas de Escocia. Su autor era el bardo Ossian, que cantaba las hazañas de su padre Fingal, un héroe que ya era conocido en la épica irlandesa como Finn.


Los poemas se tradujeron a todas las lenguas cultas, español, italiano, alemán, húngaro, francés, y fueron recibidos con verdadero entusiasmo. Goethe dijo que prefería Ossian a Homero y Whitman lo comparó con la Biblia. Napoleón llevaba siempre encima un ejemplar de los Poemas de Ossian, aunque se asegura lo mismo referido a la Guerra de las Galias, de Julio César, y al Werther, de Goethe, lo que nos hace sospechar que el emperador llevaba la mano en el pecho para que no se le cayeran todos esos libros.

Edward Gibbon, autor de la más densa y fascinante historia de la antigua Roma, también elogió el llamado ciclo ossiánico (pues Macpherson pronto empezó a publicar más y más traducciones):

"La uniforme lobreguez de las Poesías de Ossian, que bajo todos los conceptos son parto de un caledonio castizo".

"Fingal cuya nombradía con sus héroes y poetas descuella ahora en nuestro idioma en una obra reciente, se canta acaudillando a los caledonios en aquel trance memorable"


Ossian, por G. de Roucy Trioson

El lector puede observar que, en estas dos citas, Gibbon habla de un “caledonio (escocés) castizo” y de “una obra reciente”, lo que puede aplicarse tanto al bardo del siglo XII Ossian como al “traductor” del siglo XVIII Macpherson. En Memorias de mi vida, Gibbon trascribe una carta que recibió del filósofo (y también historiador) David Hume:
“Veo que abriga una gran duda en lo que respecta a la autenticidad de los poemas de Ossian. Tiene razón en tenerla. De hecho es extraño que algún hombre con sentido común haya creído posible que la tradición oral pudiera haber preservado más de veinte mil versos, junto con innumerables hechos históricos, durante cincuenta generaciones en la, quizá, nación más tosca de todas las de Europa, la más necesitada, la más turbulenta y la más alterada”.


Culloden, por David Morier

Hume se refiere a los escoceses de una forma despectiva, pero no hay que olvidar que él mismo era escocés. Como muchos de sus compatriotas, sentía que su cultura era muy  inferior a la de los ingleses, con más motivo después de la derrota en Culloden de los Highlanders en 1745, que puso fin a las aspiraciones de la dinastía Estuardo de reinar en Gran Bretaña. Además, el inglés se había convertido poco después en obligatorio en las escuelas escocesas, desplazando al gaélico.

Durante un breve tiempo, la falsificación de Macpherson hizo que los escoceses se sintieran orgullosos, no ya ante a los ingleses, que apenas pueden presumir de otra épica antigua que no sea el Beowulf, sino frente a los irlandeses, a quienes debían no sólo el whisky y el “mac”, como el propio Macpherson (“hijo de Pherson”), sino incluso el nombre de su propia tierra. En efecto, los primitivos caledonios o pictos habían sido conquistados por los escotos de Irlanda; por ello, el nombre del filósofo medieval Juan Escoto Erígena se podría traducir como Juan Irlandés Irlandés (Erín o Eire es otro nombre de Irlanda).


Ossian, por Ingres

Pero aquí estaban los poemas de Ossian, escritos por un caledonio puro, que demostraban que los irlandeses habían copiado su rica tradición gaélica de obras escritas en Escocia hacia el siglo III, en las que se contaban épicas batallas, incluso con el emperador romano Caracalla, y se mostraba una sensibilidad y pureza incomparables.

El error de Macpherson fue que no se contentó con decir que había trascrito tradiciones orales, sino que aseguró una y otra vez que tenía en su poder manuscritos originales. Nunca pudo enseñarlos, a pesar de todos los requerimientos, y acabó por quedar claro que los poemas habían sido escritos por el propio Macpherson, o, como prefiere decir Ruthven, por una entidad llamada “Macphossian”.

Resulta curioso que mientras los ingleses denunciaban el ciclo ossiánico como obra de Macpherson, los irlandeses lo consideraban auténtico, pero de origen irlandés: no era una falsificación, sino un  robo. Lady Wilde, que contribuyó al llamado Renacimiento celta de Irlanda en el siglo XIX, se comparó a sí misma con Ossian, al llamar a su hijo como el hijo del bardo creado por Macpherson, Oscar: Oscar Wilde.

“La obra ossiánica de Macpherson es un texto tan sugerente para los estudiosos de lo espurio como el Tristam Shandy de Sterne lo es para los teóricos de la ficción” (K.K.Ruthven).


James Macpherson

Como sucedía en el caso del poema Instantes, atribuido a Borges, que ocupa otro estante de esta biblioteca ideal, se podría pensar que la farsa de Macpherson nos muestra lo fácil que es engañar a los expertos y cómo se les puede hacer admirar cualquier cosa si se le da un toque de antigüedad venerable. Es cierto, pero también nos hace sospechar que es un tremendo error olvidarse de una obra que merecía muchos de los elogios recibidos, porque Macpherson tal vez tenía el mismo talento, o quizá más, que su Ossian inventado. Ruthven señala una curiosa paradoja: mientras la obra se consideró una traducción inglesa de un original gaélico, cada vez que se criticaba a Macpherson por pequeñas inexactitudes en la traducción, al mismo tiempo se le estaba elogiando (sin saberlo) como autor.

El caso de los poemas de Ossian muestra también que nuestro juicio crítico no sólo se ve afectado por el engaño de los falsificadores, sino porque una obra sea escrita en el siglo XII o en el XVIII: Macpherson, antes de dedicarse a falsificar el pasado, había escrito Highlanders con su propio nombre, que fue recibida con completa indiferencia.


Ruthven, en Faking literature (Literatura falsa) se muestra escandalizado por el olvido en el que caen muchas obras literarias al descubrirse que son falsificaciones, y ofrece dos conclusiones en su delicioso libro, una moderada y otra radical. La moderada es que no se debe demonizar ni olvidar la falsa literatura. La radical, que la falsa literatura es un género literario y, en cuanto tal, pura literatura.


Tweedledum y Twedledee

En vez de pensar en Dr.Jekyll y Mr.Hyde al hablar de literatura auténtica y falsa, debemos pensar, nos dice Ruthven, en Tweedledum y Twedledee, los dos gemelos inseparables que aparecen en Alicia en el país de las maravillas, idénticos en apariencia, pero completamente diferentes en su comportamiento, y siempre peleando entre ellos.

 

Visita la página web del autor: www.danieltubau.com/




Archivo histórico