Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Déjà vu


No me quiero poner estupenda, ni que mi francofilia (públicamente reconocida) me haga perder pie, pero es que...

Verán. Recibí hace unos días la revista de novedades del grupo Random House Mondadori, en la que se anuncia para marzo una novedad editorial, Los grandes misterios de la historia. Y al ver la portada pensé que dónde había visto yo esa pirámide... además, claro, de en Chichén Itzá propiamente dicho. Dado que ilustro este texto con dos fotos de dos portadas entenderán que encontré la referencia, obvia por otro lado.


Me acordé entonces de una portada, la de un libro publicado por Umbriel, que al igual que otro editado por Castalia se servía del famosísimo cuadro Habitación de hotel, de Edward Hooper. ¡Caramba!, pensé: seguro que hay más... Así que investigué (léase, me puse manos al google) algunas otras coincidencias. Y encontré unas cuantas, gracias en gran parte a los locos de la red, siempre atentos.

En un blog consagrado al cómic tienen unas cuantas entradas consagradas a este asunto. «No es muy habitual —explican—, pero de vez en cuando suele pasar que, revistas de cómics de distintas editoriales publiquen en la portada una misma ilustración, bien por desconocimiento, bien por que el autor ha realizado pequeñas modificaciones y ha contratado los derechos de reproducción a varios agentes o por otros motivos por mi desconocidos.»


Dos ejemplos:

Uno, de dos revistas de los años ochenta: a la izquierda Blue Jeans número 18, publicada por Nueva Frontera en 1980; a la derecha Delta número 40 publicada en 1983.


Otro: portadas repetidas de Enric Torres i Prats, Enrich, quizá el artista que más cantidad de ilustraciones para cubiertas ha realizado de este sin par personaje: Vampirella. Pues bien, a la izquierda portada de Vampirella número 30, publicada por Garbo en mayo de 1977; a la derecha, Creepy número 41, editado por Toutain en noviembre de 1982.


¿Quieren más? Hay una página donde se llama nuestra atención sobre un curioso fenómeno de ubicuidad: el protagonizado por una señorita que tan pronto encarna a La enfermera de Brunete, de Manuel Maristany, en Planeta (2007) como ausculta El latido de la memoria, de Manuel Arce, en Algaida (2006).

Vamos con la última, aunque las hay a cientos.


En otro blog se nos asegura que la mano que aparece en El mendigo, de Mahfuz, se ha posado en al menos otros dos libros, uno de ellos Clones, de Marshall Smith.

Curioso, ¿no? Y, francamente, un tanto así de irritante. Aunque con la cantidad ingente de libros y publicaciones que salen a la venta, a nadie le pueden extrañar estas... ¿casualidades?

Por cierto: si encuentran alguna, pásenmela. Y si les interesa el tema también referido a discos, echen un ojo aquí.

Sinergias

Perdón por el palabro, pero es que la entrada de Pizarro en política me tiene loca. Y permítanme que consulte el diccionario, para estar segura de decir lo que quiero decir:

1. f. Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.
2. f. Biol. Concurso activo y concertado de varios órganos para realizar una función.

Vale. Me entero de que la Junta Directiva del Gremio de Libreros de Madrid ha puesto en marcha unos encuentros con editores no muy potentes, no muy grandes, para conocer mejor sus necesidades e inquietudes y también unir fuerzas. La idea es que la unión debería hacer la fuerza, por no hablar de que las librerías ajenas a las grandes superficies y enormes centros comerciales deberían ser el hábitat natural de aquellos «productores de libros» (con perdón) que en determinadas macro librerías pueden sentirse marginados...

Bien, ¿no? Sinergias. Ocurre, según me cuenta un librero, que todo parte de una premisa no diré falsa, pero sí no del todo verdadera, y es que las librerías pequeñas, por el mero hecho de serlo, se ocupan preferentemente de esos libros de calidad publicados por editoriales independientes, cuando no es del todo cierto, puesto que muchas chiquitas son capaces de apostarlo todo (un suponer) a Ken Follett para (esto sí es cierto) equilibrar el balance.

Ya que estamos, una queja: las distribuidoras se olvidan de ellos en fechas de grandes ventas como Navidades, probablemente porque no les compensa servir a libreros que piden cantidades modestas de ejemplares y se centran en las grandes superficies. Resultado: 20 días sin recibir libros.

Shocking!


Estoy hoy un poco pava, ya lo leen. Pero si leen, me entenderán:

«Creo que las relaciones sociales entre ambos sexos —aquellas que hacen depender a un sexo del otro, en nombre de la ley— son malas en sí mismas, y forman hoy uno de los principales obstáculos para el progreso de la humanidad; entiendo que deben sustituirse por una igualdad perfecta, sin privilegio ni poder para un sexo ni incapacidad alguna para el otro.»

Palabras de John Stuart Mill en las primeras páginas de La esclavitud femenina, tratado que recupera Artemisa por ser «uno de los primeros de la historia del pensamiento que aborda la igualdad entre los sexos desde múltiples perspectivas, escrito por uno de los pensadores que contribuyó a establecer las bases ideológicas de las actuales democracias occidentales».
 
No me quiero poner sufragista (manera de hablar), pero convendrán conmigo en que habida cuenta de la situación en la que hoy se halla la condición femenina en tantas y tantas partes del mundo (sí, también en nuestro rincón opulento y machista), no será malo adentrarse en esta obra pionera y olvidada.

Aunque no es la primera vez que se edita en España. En 1965 la publicó Tecnos (De la libertad. Del gobierno representativo. La esclavitud femenina, traducción de Marta C.C. de Iturbe), y mucho antes, a finales del XIX, salió en Madrid una primera traducción (que en 1999 recuperara la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes) firmada por Emilia Pardo Bazán. Pues bien, ésa y no otra es la que Artemisa nos ofrece, acompañada del prólogo de la condesa feminista: «libro extraño, radical, fresco y ardoroso —escribe doña Emilia—, que en nombre del individualismo reclama la igualdad de los sexos y que con el más exacto raciocinio y la más apretada dialéctica pulveriza los argumentos y objeciones que pudiesen oponerse a la tesis».

Acuse de recibo


Muerde el silencio
Ramón Acín
Algaida

La historia de tres mujeres a lo largo de casi 100 años en los que sufren la vida de la montaña desde la nostalgia, la alegría y la tristeza. Todo ello, con un fondo tejido con los acontecimientos claves de la historia de España del siglo XIX y XX, desde la guerra de Cuba hasta el Desastre del Barronco del Lobo en África, pero siempre anclado en el paisaje del Pirineo.


El perfume del cardamomo
Andrés Ibáñez
Impedimenta

Historias de bandidos compasivos, de viudas crueles, de damas vengativas, delicadas historias de honor y sangre.

«Puede que Andrés Ibáñez sea el escritor más importante de su generación.»
José Mª Pozuelo Yvancos,  ABC


El marido
Dean Koontz
Suma

Una tarde cualquiera, un hombre normal y corriente, un jardinero de recursos modestos, recibe una llamada telefónica que invoca la peor de sus pesadillas: «Tenemos a su esposa. Puede recuperarla a cambio de dos millones en efectivo». Su interlocutor no bromea ni tampoco le preocupa que Mitch no pueda reunir semejante suma. Si quiere lo bastante a su mujer…


Saber qué decir
Debra Fine
Temas de hoy

Cuando descubrió que la conversación, como muchas otras cosas en la vida, se vuelve más y más fácil con la práctica, Fine decidió estudiar el arte de la charla con la misma diligencia con la que una vez estudió ingeniería, y estableció en Denver su empresa, The Fine Art of Small Talk, con el propósito de enseñar a la gente el arte de conversar. Un arte al que no le prestamos mucha atención pero que se revela imprescindible para alcanzar el éxito en todos los ámbitos de la vida.




Archivo histórico