Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Las de los guardias civiles

En 1998, en la novela El lejano país de los estanques, se dieron a conocer dos miembros de la Guardia Civil que trabajaban en la investigación de homicidios. Con la continuación de lo que se iba a convertir en una serie (y de éxito), El alquimista impaciente, Lorenzo Silva ganó el Premio Nadal de aquel 2000. En 2002, llegó La niebla y la doncella; en 2005, La reina sin espejo; antes, en 2004, se publicaron, en el volumen Nadie vale más que otro, cuatro relatos protagonizados por el Guardia Civil Bevilacqua quien, junto a Virginia Chamorro, lleva la voz cantante de todas estas historias. Y ahora, se publica La estrategia del agua (en Destino, como siempre).

Conozco a mucha gente –lectores habituales, lectores de fin de semana, lectores por accidente– seguidora de estas novelas; una muestra de ello es que esta última entrega  se colocó en apenas unos días entre los libros más vendidos (lo cuenta el propio Silva en su blog Los trabajos y los días). Las peripecias de Bevilacqua y Chamorro se han convertido en “las novelas de los guardias civiles”, y así se piden en las librerías y se comentan entre amigos. Desconozco la suerte crítica que han tenido y tampoco es que me interese mucho, pues son libros que se defienden (si es que tienen que hacerlo) gracias a esta aceptación de la que hablaba.

He sido lector de Silva desde un rato antes de la primera “novela de los guardias civiles”, y cuando la leí, me gustó; y me gustó la siguiente, y la otra… Y me ha gustado esta última. Silva sabe contar una historia; sabe darte información más o menos técnica y más o menos especializada sin ser un latazo; hace hablar y actuar a sus personajes como si fueran de verdad (aunque también es cierto que Bevilacqua en ocasiones es un pelín sentencioso y sienta cátedra, pero se le perdona: hay gente así por el mundo, ¿qué no?); Silva sabe hacer unos libros que están muy cerca de la actualidad, de las preocupaciones del tiempo en el que son escritos: tengo muy mala memoria para las tramas, pero recuerdo una que tenía que ver con una periodista de éxito, otra con la colonia alemana en Mallorca… Y ahora se ha metido en el asunto de la violencia doméstica, con las leyes que la combaten, entre los jueces que aplican estas leyes, con la consideración social de los derechos de los padres frente a los de las madres…


Estas “de los guardias civiles” son novelas que entretienen (que es una forma de decir que se leen bien y con ganas) y que tienen eso que hay que pedirle a la literatura (y a cualquier expresión artística) y que a menudo se nos olvida, que nos den una visión del mundo en el que vivimos y del mundo en el que esa literatura está fabricada (y si puede ser una interpretación o incluso una explicación, mejor). Aquí la hay. Oiga, que puede usted estar o no de acuerdo con la tesis que se plantea; que le puede parecer el tal Bevilacqua un sobrado; que hasta puede simpatizar con los malos… Pues vale, para eso leemos, ¿no?, para pelearnos un poco con el mundo (y de paso con los personajes o con sus autores).

Otras Erratas sobre Lorenzo Silva: Detrás del personaje I y Detrás del personaje II.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico