Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El prado eléctrico

Fernando P. Fuenteamor

Dos días de un viejo Lobo


Tres macarras fugitivos entran por la fuerza y secuestran durante dos días a un lobo viejo y ya retirado, y a su nieto, apenas un adolescente, que viven en una solitaria casa junto al mar.

Este es el arranque de la novela corta Picudo rojo (Pre-Textos) original de Mariano Antolín Rato que se ha hecho con el premio de novela breve Juan March Cencillo en su decimoséptima edición.

A partir de esa irrupción de la violencia gratuita en el entorno tranquilo y sosegado de un hombre de vuelta de casi todo en la vida, la maestría literaria de Antolín Rato, suficientemente probada a lo largo de su dilatada carrera como escritor, nos regala una pequeña ─por el tamaño, que no por el contenido─ obra maestra en la que una diversidad de géneros se amalgaman componiendo un todo que absorbe al lector de la primera a la última página en un tour de force estilístico de inusitado poder objetivo. Todos los terribles, y a veces cómicos sucesos, que suceden en esos dos días entre los secuestradores y sus víctimas son narrados a posteriori por la poderosa y conmovedora voz del protagonista, consciente de que a pesar de haber salido con bien de la aventura ─y esto lo sabemos en la primera página─, ésta ha dejado en él y en su nieto consecuencias cuyo alcance todavía es incapaz de evaluar. Pero ni el abuso de la fuerza, ni el sufrimiento o la degradación sufridos por parte de sus captores logran que nuestros protagonistas pierdan la fuerza y la dignidad para rebelarse y tratar por todos los medios a su alcance de escapar de la situación en que se encuentran.

Con un ritmo ágil, claridad de exposición y el estilo directo y libre de adjetivaciones propio de Antolín Rato, esta novela corta nos introduce en una espiral de violencia magníficamente descrita a través de las palabras y los actos de los tres secuestradores: dos hombres ─El Chicago y El Farruco─ y una mujer ─La Picuda─, representantes de un lumpen amenazante que durante cuarenta y ocho largas y angustiosas horas controlan la vida de Otero y su nieto sumiéndolos en la pesadilla inquietante de no saber cómo puede acabar su secuestro.

Nuestro viejo lobo, se ve obligado a luchar contra esa plaga que ha irrumpido inesperadamente en su vida como lucha contra el picudo rojo ─una infección de las palmeras que rodean su casa que se instala en su tronco y si no se trata a tiempo, termina secándolas─. Y lo hace con las armas que conoce: serenidad y sentido común.

Terminan escapando, pero nuestro viejo protagonista es consciente que en esos dos días su percepción de la existencia ha cambiado de una forma que aún no es capaz de medir en su exacta proporción. Mientras tanto, el declive invernal de su propia vida continua inexorable…




Archivo histórico