Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Entre trendy y cool


strong>Tío Ra viene entre indignado y descojonado.

—Cuéntame, cuéntame, que te veo las ganas.
—Ay, sobri, si es que estas modernidades yo no las entiendo. El jefe se ha empeñado en que pongamos la empresa en Facebook.
—¿De verdad?
—Sí. Dice que las redes sociales del Internet ese son el futuro.
—Si él lo dice.
—Lo hace, lo hace. Y para que todos hagamos lo nuestro correctamente tiene a bien enviarnos un mail donde nos recomienda que, cuando estemos en el muro de Facebook de la empresa usemos un lenguaje friendly.
—Ajá.
—Y yo que no sé casi qué es Facebook, voy a saber cuál es su muro, por no quedar por poco dispuesto, le pregunto si un lenguaje friendly es entre trendy y cool.
—¿Y?
—Y eso fue ayer… y todavía se descojona.
—Has quedado como un paleto, lo sabes ¿no?
—Lo sé, lo sé. Pero como un paleto comprometido con la empresa. Al menos eso espero.
—¿Te lo explicó, al menos?
—Sí. Y ya le dije, “Jefe, a mí me dice que en el Facebook ese sea majete y yo le entiendo a la primera”, porque, entre tú y yo, sobri, no veo yo la necesidad de hablar inglés cuando lo que se quiere es hablar castellano.

Entre nosotros, para mí que Tío Ra tiene razón. ¿Es de verdad necesario hablar tan raro?

Trabajo en el sector turístico, en hoteles más concretamente. Mi sector es de los que se llevan la palma en esto de usar términos ingleses para referirse a conceptos que, hasta ahora, estaban perfectamente identificados con palabras castellanas. Nosotros hablamos diariamente de bookings, revenues, yiel, check in, check out, management, front y back office, meetings, reports y otras lindezas que, fíjese usted, si no las dices en inglés parece que no las sabes hacer. Estoy pues acostumbrada a esta moda del término inglés sí o sí.


Sin embargo, alucino con el excesivo uso de esa moda en ese sector

—¿En cual?
—En el de la Moda.

Cuando antes llevabas un conjunto, ahora luces un outfit.

Tu conjunto de antes estaba compuesto de mallas, americana camiseta informal, cartera de mano y zapatos de tacón con los dedillos al aire. Hoy en día tu outfit combina leggins, blazier, casual top, clutch y peep toes.

—¿Y ropa no llevas?
—Eso es ropa Tío Ra.
—Ah, ya lo entiendo, entre trendy y cool ¿no?
—Más o menos.

Eso sí, antes eras una hortera… y ahora también, of course.

—Oye, sobri, y tú ¿dónde has aprendido tantos términos extraños?
—Lo confieso: soy adicta a los Fashion blogs.
—¿A qué?
—Uf, olvídalo.




Archivo histórico