Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Un profeta


El último y premiado filme de realizador francés Jacques Audiard es un trabajo coherente con el resto de su filmografía, aunque también un paso adelante al denunciar, sin demasiados miramientos, la situación de las minorías étnicas en la Francia de hoy.

Presenta la descarnada odisea de Malik (Tahar Rahim), un adolescente árabe que cae bajo la ambivalente protección de la mafia corsa en el interior de una prisión, fotografiada en tonos oscuros y llena de violencia y corrupción. Audiard parece moverse con soltura y cierta fuerza visual en esas escenas en las que seguimos los errabundos pasos de un joven que pasa de ser un esclavo a convertirse en un amo, siguiendo los senderos de la crueldad, la codicia y la traición.

Un profeta es de una violencia increíble, no sólo por sus escenas de lucha y dolor, sino también por la fisicidad casi hipnótica con que el director de De latir mi corazón se ha parado se aproxima al rostro y al cuerpo maltratado de su joven antihéroe y por la extraña relación de ribetes paterno-filiales que mantiene Malik con Cesar Luciani (Niels Arestrup), el jefe de los corsos en el interior de una cárcel marcada por los trapicheos y las guerras de bandas. Audiard nos muestra con cierta fuerza el lado más oscuro de un mundo racista y la lucha por la supervivencia de un joven que interioriza los valores de un ambiente férreo, implacable, masculinizado, ignorante y movido por desmedidos intereses económicos.

Quizá lo menos brillante de la sólida apuesta sean los momentos de poesía y onirismo y que el actor protagonista seduzca por su aspecto pero no por su interpretación, algo monótona y sólo salvada por diálogos cortantes y continuas situaciones de tensión y soledad.

Un filme negrísimo, divido en bloques, en el que algunos de los personajes quedan dibujados con cierto trazo grueso a favor de un protagonista absoluto con el que Audiard consigue, no obstante, gracias a un ritmo implacable y una puesta en imágenes llena de nervio, llevarnos al alma de un relato sobre las miserias morales y humanas a las que trata de dar la espalda la sociedad europea.

En resumen, un trabajo sobre el liderazgo, las luchas de poder y la incomunicación que golpea al espectador, aunque deje a medias muchos de los asuntos y tipos humanos que corren por sus venas.




Archivo histórico