Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

De un libro a otro


Vale, no es exclusiva de la literatura, también se puede decir de los discos, de la comida, de las películas, de la pintura, de las chicas incluso, pero la frase “un libro lleva a otro libro” es una verdad como un templo con la que podríamos hacer una camiseta para los lectores de esta sección: por delante esta frase (con una tipografía bonita) y por detrás, “Errata, de Evaristo Aguirre”; el logo de Divertinajes no puede faltar, por supuesto. Es una idea; una idea tonta, pero una idea.

Bueno, la cosa es que ayer me puse a leer Shakespeare, un breve ensayo de Guiseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957), el notable autor de la también notable novela El Gatopardo. El texto forma parte de unas lecciones sobre literatura inglesa que Lampedusa impartió en los años cincuenta, ahora publicado por la editorial Nortesur, con la traducción de Romana Baena Bradaschia. Lampedusa cuenta lo que se sabe a ciencia cierta de la vida del poeta inglés (que cabría en un folio, más o menos) y aventura algunas posibilidades que completarían esa biografía. Luego, pasa revista a la obra. Lo hace con una aparente ligereza que no es sino producto de una lectura profundísima y finísima. Hay juicios, opiniones, deducciones tras las cuales hay que releer lo que ya se conozca de Shakespeare y leer con estos ojos lo demás.

Al principio, habla de los sonetos y dice esto: “De los ciento cincuenta y cuatro sonetos a mí me parecen carentes de valor estético unos ochenta (ninguno es, sin embargo, una vacua ejercitación retórica, como sostienen muchos críticos púdicos); de los otros, unos treinta contienen versos buenos; los otros cerca de cuarenta se encuentran entre lo más elevado de la literatura mundial. Por tanto, un porcentaje altísimo. Quizá solo superado por los Cantos de Leopardi y que permite situar los Sonetos entre las tres o cuatro más insignes colecciones de lírica”. Así que me ido a buscar una buenísima edición de los Sonetos que tengo. Es de la editorial Pre-Textos, de 1999, es bilingüe con traducción y prólogo de José María Álvarez. Y a leer los que Lampedusa califica de “milagro” (el 40), de “obra maestra” (el 66), pero también el que llama “horrendo” (el 32)…


Luego me ha acordado de una edición vieja, de bolsillo, que debía de tener por algún lado; sí, estaba en su sitio, al lado de El Gatopardo: se trata de las Conversaciones literarias de Lampedusa, uno de aquellos Libro Amigo de Bruguera. Estos son ensayos sobre literatura francesa: Montaigne, Rabelais, Ronsard… Y me ha acordado también de que leyendo días atrás Troppo Vero, de Andrés Trapiello, apunté unos poemas de Luis Cernuda que Trapiello destacaba entre la obra del poeta sevillano, y he tirado de una Antología poética publicada en la Colección Austral en 2002 (Edición de Ángel Rupérez) para leer Cementerio en la ciudad, Las ruina y Vereda del cuco.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico