Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Vampiros


Quién sabe de dónde surgen las corrientes que se ponen de moda, como ahora está ocurriendo con los vampiros, estos seres que protagonizan novelas y películas de éxito, algunas puestas al día en cuanto a valores y referencias éticas y estéticas, y que tienen éxito sobre todo entre jóvenes. Parece difícil resistirse a intentar buscar explicaciones de carácter sociológico de medio pelo, pero lo haré (resistirme, digo) porque no veo más que obviedades si me pongo a pensar en ello.

Pero si algo tienen bueno estos revival o estas modas es que con la excusa del pelotazo de la temporada se busca dar a conocer otros productos relacionados. Ahora con esto del vampirismo, se habla de la música gótica o siniestra, por ejemplo. En cuanto a los libros, por un lado aparecen decenas (cuando no cientos) de escritores que tenían en su cajón una novela vampírica; o la editorial de turno desempolva unos títulos a los que en su momento no prestó atención (porque lo que molaba entonces eran, no sé, los templarios, por citar una moda más o menos reciente). Por otro lado, hay quien aprovecha para rescatar un libro olvidado o para traducir por primera vez alguna obra interesante sobre la cuestión.

Esto es lo que ha hecho una editorial debutante, Reino de Goneril, con Tratado sobre los vampiros, de Augustin Calmet (con la traducción de Lorenzo Martín del Burgo y un prólogo de Luis Alberto de Cuenca). El tal Calmet fue un monje benedictino francés que vivió en el iluminado siglo XVIII, y que escribió este libro sobre no muertos, personajes (por llamarlos de alguna forma) que salían de sus tumbas para nutrirse de la sangre de los vivos. Como dice De Cuenca en su estupendo y erudito prólogo, este tratado está en el origen de la literatura sobre vampiros posterior (y de los tebeos y de las películas, por supuesto) que tan bien ha calado en la cultura popular del último siglo y pico. Además, habla de la influencia de este libro en el padre Feijóo, ejemplo de ilustrado español de primera hornada.

Vale, admito que esto es de lo menos navideño… pero tampoco pasa nada.

mailto:eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico