Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Los Silencios

"¡Feliz Navidad!
El nacimiento de algo nuevo podría hechizarte y mantenerte alerta"...

 

¿Te acuerdas Alicia que la primera vez que nos encontramos te dije que quería Detener el Tiempo http://www.divertinajes.com/nueva/modules/notices/notice.php?idnotice=396? Ahora, lo que quisiera, es poder liberar el tiempo, o liberarme a mí del tiempo, liberarte a ti del tiempo... desatarte, soltarte, perderme en el futuro, en el pasado, en el ahora... para estar más centrada que nunca sin embargo. Ahora quisiera desubicarme para ubicarme después en algún contexto distinto o dentro de algo a lo que poder sentir o percibir o nombrar, como mi sitio, mi lugar, tu lugar, nuestro lugar.

Quiero ir a un nuevo ciclo, dar una especie de paso amplio, cuántico... y pasar a un espacio nuevo. Sería, será más que un paso, un salto cuántico, y entonces... entonces por fin todo será, es, tal y como lo soñé en su momento. Tal y como pensé e intuí que sería nada más nacer.
¿Por qué ahora estoy tan perdida, tan alejada aparentemente de todo lo que invoqué para mí en su momento, hace ya tiempo?... El tiempo.
¿Dónde estoy ahora?
¿Dónde están posados mis pies?
¿Dónde estás tú?
No hablas, no me dices nada hoy. Estás silenciosa y triste, aunque una sonrisa pequeña, apenas perceptible, se mantiene pertinaz en tu rostro. Persistes. No te marchas, sigues a mí lado. ¿Por qué?
Silencio de nuevo. No me dices nada. No sabes qué decirme, seguro... para no hacerme daño, para no dejar caer el peso de tu tristeza sobre mi corazón, sobre mis lágrimas escondidas y retenidas todavía. No lloraré. No voy a llorar.
Tu silencio no me angustia, no me asusta.
Mientras estás así, silenciosa, yo puedo imaginar, puedo inventar lo que piensas, lo que quieres, lo que te gusta y lo que te disgusta. Puedo inventar, inventarme las razones de estos silencios y proyectar sobre tus ojos lo que a mí me apetezca...
Si hablas de repente, en cambio, y me explicas lo que se esconde para ti, detrás de tu silencio, de tu tristeza, de tu pequeña y tibia sonrisa, detrás de tus ojos... si hablas... ya no puedo inventar, ya no puedo suponer... y tal vez todo sea distinto de lo que yo imagino. Y entonces, sí que no sé, si podré sostener la verdad. Tu verdad.

Alicia, observa, me observa a mí, ahora, como si mirase a través de un espejo algo turbio... Un espejo cuyo cristal ha permanecido días, semanas, meses, sin limpiar y yo así me he convertido en una imagen algo borrosa e inespecífica. Alicia sabe que si sigue mirándome, mirándose así, el espejo se romperá y los cristales podrían dañarnos. Tal vez lo sigue haciendo precisamente por eso, para provocar esa ruptura que después podría ser el inicio de ese paso, ese salto casi cuántico que tanto invoco.


Pequeños Deberes- ¿Dónde estás ahora? ¿Dónde te gustaría estar? ¿Coincide?
Si coincide, respira y celebra... Si no coincide, simplemente ponte atent@, agudiza el oído, el olfato, el gusto... percibe tu cuerpo, despierta tu vista, escucha tu intuición... y deja que tus pies te lleven a ese lugar donde tú eres tú, donde estás donde quieres estar, y estás tal y como quieres estar.

 

A.AliciaNlarealidad@gmail.com




Archivo histórico