Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Noticias impactantes

Acostumbradas a las noticias que no lo son, tipo «Doña Letizia lleva zapatos de tacón y traje de chaqueta en su última aparición pública»; «Gobierno y oposición se tiran los trastos a la cabeza»;  «El alcalde de tal pueblo detenido por cohecho y malversación de fondos públicos» y otras nimiedades por el estilo, esta semana he visto dos cosas que me han impactado mucho. Pero mucho.

—Y nos las vas a contar, ¿no es cierto?
—Como que me llamo como me llamo.

1ª Noticia impactante


Levantadora de pesos chilena se pone de parto en medio de un entrenamiento sin saber siquiera que estaba embarazada.

—La madre que la parió.
—Nunca mejor dicho.

Que yo me pregunto cómo es posible que una mujer no se dé cuenta de su embarazo, les aseguro que el mío era imposible de ocultar, no digamos de ignorar…

—Ni por ti ni por nadie. Estabas muy pesada. De gorda y de impertinente, de ambas dos.

Elizabeth Poblete, la madre por sorpresa, estaba sometiéndose a un tratamiento especial para ganar peso y cambiar de categoría, por lo que sus hormonas estaban alteradas. Esta, dicen ella y su entrenador, es la circunstancia que provocó que el avance del embarazo no fuese percibido ni por ella misma.

—Sobrealimentación y hormonas, lo más adecuado para una preñada.

Claro, como estaba ya en el tercer trimestre del embarazo y no había, no ya interrumpido, sino ni siquiera relajado su rutina de entrenamientos, Elizabeth comenzó a encontrarse mal en pleno levantamiento… de mancuernas, quiero decir. El malestar no cesó hasta que, en un esfuerzo de otro tipo, supongo, la señora Poblete alumbró un bebé de poco más de un kilo.

—De tofos modos, qué impresión, ¿eh? Piensas que tienes un retortijón debido al exceso de batidos proteínicos y lo que tienes es un niño.

La cosa tendría más gracia sino fuera porque el bebé está delicado, el pobriño. Claro, que si ha heredado algo de la fortaleza de mamá, saldrá adelante. Y mamá estará muy contenta porque habrá parido sin pasar por las molestias típicas del embarazo, a saber: barriga enorme, sueño a todas horas,  tobillos hinchados, pipís constantes, dolor de espalda, calambres y otras lindezas. Que digo yo que, de haber tenido alguno de estos síntomas, habría relacionado ella las realidades de su situación y hubiera sumado el síntoma que fuese al  ligero aumento de peso y a la falta de menstruación y, chica, Elizabeth, blanco y en botella.

No crean que lo único que me impactó fue la noticia en sí, no. Igual de impresionante que el parto inesperado es el hecho de que, todos los periódicos de Internet en los que he leído la historia de esta deportista despistada… ¡dicen exactamente lo mismo! Las mismas palabras, en el mismo orden, los mismos párrafos… Muy sorprendente.

— O eso o la becaria es muy buena y no hace falta modificar nada de lo que escribe.

2º Noticia impactante


Un equipo científico ha descubierto en Indonesia un pulpo, el pulpo rayado, que se desplaza con medio coco entre sus tentáculos para utilizarlo a modo de caparazón ante el peligro, lo que le convierte en el primer invertebrado conocido del mundo que emplea herramientas.

—Hay un pulpo en el océano que tiene un coco y lo encuentran. Eso es como encontrar la aguja en el pajar.

Me he explicado mal, me temo. No es una cosa de un pulpo particular, de un ejemplar de pulpo rayado quiero decir. Parece ser que, en general, estos animalillos marinos han aprendido a defenderse de sus depredadores utilizando los cocos rotos  que caen al fondo del mar de las palmeras de la orilla como si fueran caparazones: Cuando ven el peligro se meten debajo de su trozo de cáscara de coco. Y cuando digo «su» quiero decir que utilizan la misma siempre, o, al menos, la llevan con ellos de un lado a otro. La ponen boca abajo, la sujetan con sus tentáculos y «caminan» de puntillas. ¿Qué me dicen?

—Que me da miedo. Desde hoy, cuando coma pulpo a la gallega, me quitaré el sombrero.
Tío Ra, tú no llevas sombrero.
—Pues me lo pondré cuando coma pulpo a la gallega sólo para poder quitármelo en su honor.

Yo también estoy impresionada, la verdad.

Y ya para terminar, que me está quedando esto más largo de lo aconsejable.

¿Saben qué es también muy impresionante? Las portadas de las revistas de esta semana: Belén Esteban y su nueva cara, Naty Abascal con su cara nueva, Doña Letizia con su cara nueva. De unos años aquí, las revistas parecen catálogos de Corporación Dermoestética. País de mutantes, oyes.





Archivo histórico