Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Navidad 2009: la previa

Hay cosas en esta vida que me dan mucha pereza: los mundiales de fútbol, las elecciones de Norteamérica, las bodas reales, las Navidades… ¿Saben por qué? Por los preparativos. Porque muchas semanas antes, en algunos casos varios meses antes, ya están dándonos la matraca con la llegada del acontecimiento en cuestión. Joer, que no me dirán que no se ponen pesados en la tele, en la radio, en la prensa y en todas partes con los temitas.


—En mi opinión, los acontecimientos deportivos deberían tener más cobertura en los medios. Con la que tienen hay cosas que se nos escapan.
—Uy sí, Tío Ra, yo esta semana no me he enterado del color de los calzoncillos de Cristiano Ronaldo.
—¿No te has enterado? Pues no será porque no lo hayan dicho veces.

¿Lo ven? Nos hablan tanto de algunas cosas que, al final, terminas por perderles la ilusión y hasta el cariño. Que te dan pereza, ea.

—Decir que no te gustan las Navidades es snob.
—Yo no digo que no me gusten, que tampoco mucho, la verdad. Yo digo que dan pereza. Y que pierdo la ilusión a base de buenos deseos falsos desde mitad de noviembre. Y que cariño, cariño… pues tampoco, pa qué voy a decir lo que no es: salen caras, son pegajosas y se come demasiado.

Sin embargo, este año, me parece que el espíritu navideño no está tan a flor de piel.


El Caga tió, claro

—Será el tuyo, bonita, porque el mío va cargadito. He decidido que creo en los Reyes Magos, en el Caga tió, en Papá Noel y en todo el que sea susceptible de regalarme algo, que, con esto de la crisis, llevo el año entero sin poderme comprar unos tristes calcetines.
—Eso no es creer, eso es necesitar.

Diga lo que diga Julieta, me da que hay menos ambiente que otros años. Bueno, menos ambiente, menos anuncios, menos villancicos, menos presión por las compras… menos dinero.

—Ahí le has dado, sobri, tenemos menos dinero todos, los que venden y por eso no anuncian, y los que compramos, por eso no compramos nada. Todos menos Cristiano Ronaldo que tiene dinero para aburrir.
—¿Qué te ha dado con ese tipo? Llevas todo el día nombrándole
—Envidia sobri, me ha dado envidia. Que le he visto los pectorales y le he adivinado la cuenta corriente.
—Es un hortera.
—Sí, sí. “Pa tú que te lo daran”.

Yo es que soy más de Nadal.


—¿No dices que eres poco navideña?
—Del tenista.
—Ah.
—Los chicos de “La Armada” me ponen a mí más que Cris.
—Esos no te dan pereza, ¿eh?
—Alguno en particular sí, pero en grupo, ninguna.

Pero volviendo a las Navidades, ¿están o no están conmigo en que este año se están haciendo notar menos? Digan algo, que son ustedes muy de leer y no opinar. Yo, por decirles algo, todavía no he visto por la calle un Papá Noel, no me han citado a una cena de empresa, no he recibido lote, casi no tengo lotería…

—Uy, qué mal te veo. Vas tarde a todo. Hasta a entregar el Pan tumaca de la semana. Te va a caer bronca…

Por eso apelo a lo que haya de espíritu navideño, para que me perdonen el retraso y no afecte este desliz a mi paga extra.

—¿Cobras paga extra en Divertinajes?
—Extra no, doble. Normalmente cobro 0€, en diciembre 00€
—Eso no tiene gracia.
—Ya te digo, hace años que sé que no tiene maldita la gracia.

Resumiendo, que no estoy yo segura de la crisis no afecte también a nuestras tradiciones más arraigadas y, este año, en vez de irnos a celebrar las fiestas al Caribe, nos tengamos que quedar en casa brindando con sidra El Gaitero. Los fantasmas de la Navidad se ciernen sobre nosotros…




Archivo histórico