Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Maquillaje histórico

“Al nacionalista le obsesiona la creencia de que el pasado puede ser alterado. Malgasta parte de su tiempo en un mundo de fantasía en el que los hechos ocurren tal como deberían haber ocurrido”. Esto es de George Orwell, y lo he leído en las citas previas a su novela que Iban Zaldua (San Sebastián, 1966) ha colocado antes de empezar La patria de todos los vascos (Lengua de Trapo). Quizá no habría que limitar las ganas de maquillar el pasado, la historia, a los nacionalistas pues, sin ir más lejos, en estos últimos tiempos se puede oír y leer a más de un gurú de las finanzas explicando –a posteriori, of course– el porqué de la crisis y lo claro que él/ellos lo tenían; las causas de que no nos lo dijeran en su momento deben ser de mucho peso… Bueno, en el caso de la novela arriba citada, sí que viene a cuento que la aseveración de Orwell se refiera a los nacionalistas.


La historia que cuenta Zaldua es la de un profesor vasco que decide alejarse de su tierra en el momento en el que ETA rompe una de sus treguas y se agarra a una oferta de una universidad en Anchorage, en Alaska, donde le habían propuesto enseñar literatura y cultura vascas. Y allí se va, dejando atrás una novia y una madre; una cuadrilla y una amante borroka; una empanada mental de tres pares de narices. Y esa empanada, expuesta al frío de Alaska, se convierte en una masa extraña que da lugar a que el profesor utilice sus clases para mostrar una cultura y una historia vascas delirantes. Exagera, se inventa, transforma y adapta hasta crear otra realidad; pero claro, todos los hechos tienen consecuencias…

Iban Zaldua ya había parodiado a la sociedad vasca (porque no parodia solo el nacionalismo; o porque el nacionalismo es lo que es por la sociedad en la que se sustenta), ya lo había hecho en la novela de ciencia ficción Si Sabino viviría, que estaba bien, pero La patria de todos los vascos es mejor, más divertida (no de carcajearte, ojo) y puede hacer un poco más de pupa a quien le duelan estas cosas.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico