Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

El festín editorial

[eorue@divertinajes.com]


Como cada año, el Ritz de Madrid acogió el (con permiso de Leire Pajín) acontecimiento planetario: la presentación en la capital de los libros ganador y finalista del Premio Planeta. Ya saben, la cena y el anuncio se hacen en Barcelona, sede de la editorial, y la puesta de largo de los libros en el poblachón manchego. No es alternancia, pues, sino distribución más o menos equitativa.

Este año no presidió el acto el señor Lara, que delegó la tarea en José Creuheras. Tampoco estuvo Esperanza Aguirre, pero sí compareció Alberto Ruiz Gallardón. Sinceramente, no sé si la ausencia de una y la presencia del otro (el año pasado, si la memoria no me falla, fue al revés) tiene que ver con la tirria que se tienen o con alguna suerte de alternancia protocolaria, ya saben (y 2), los Juegos Olímpicos cambian de continente, los de Planeta cambian de dirigente.


También estaba Ana Botella, autora de la casa (manera de hablar).

Les ahorro la descripción detallada de un acto previsible (Luis Alberto de Cuenca presentó al finalista, Emilio Calderón, citando no menos de tres veces una obra anterior, El mapa del mundo, que Emilio publicó en Roca; Juan José Millas elogió el trabajo de Ángeles Caso) en el que lo sustancial es comprobar quién está y quién no y, para quien esto firma, reencontrarse con gentes a las que apenas veo de año en año. Lo dicho: un acontecimiento planetario.

Por cierto, que uno de los asistentes, alto cargo en la editorial anfitriona, me aseguró que «la crisis ha pasado de puntillas por el mundo editorial». Luego admitió, claro, que era una apreciación interesada: el último zafonazo y los best sellers del Millenium han maquillado las cuentas, tarea ésta de mejorar los resultados que en el tramo final del año ha de asumir Dan Brown.

(Entre paréntesis. Curiosa la reacción de los suplementos culturales ante la salida del último libro de este autor. ¿Recuerdan qué pasó con El código Da Vinci? Los culturetas sólo le prestaron atención cuando ya era un fenómeno de ventas. Ahora, sin embargo, las críticas –todas ellas demoledoras—han sido publicadas casi antes de que el libro estuviera en los escaparates. Qué cosas. «Lo importante es que hablen de uno, ¿no?», bromea el alto cargo mencionado.)

En fin. Veremos cuánto vende Ángeles, y cuánto Emilio, que tiene mucha experiencia en esto de las tiradas largas y las traducciones. Porque se trata de eso: de vender.

Ya que hemos mencionado a Dani Marrón

En alguna de las críticas aludidas, el crítico señalaba que el libro en español era fruto del trabajo no de uno, ni de dos, sino de tres traductores. Y se preguntaba las razones… ¿racionalización del trabajo o voluntad de ocultar información? Parece ser que la culpa hay que echársela al poco tiempo del que la editorial dispuso para preparar el lanzamiento, ya que el texto les llegó muy tarde. Lo cual no ha impedido que le dediquen la imprescindible página web.

Lo cual molesta pero no impide: había que explotar al máximo el acontecimiento, de cuya marcha depende en buena cuenta (nunca mejor dicho) la salud económica de Planeta. Y esa explotación pasa por vender la obra, pero también por explorar todos los caminos comerciales adyacentes. De hecho, en esa senda los poseedores de los derechos no están solos, puesto que al olor de un best seller acuden exegetas como moscas vuelan hasta la rica miel del poeta (mírese, por hablar sólo de un caso reciente, lo que le ha ocurrido a Ediciones B con el libro sobre Harry Potter, niño mago que en España reside en Salamandra). En fin… 

El caso es que Planeta tiene a punto para poner a disposición de los danbrownlógos Las claves de El símbolo perdido, de Pedro Pablo García May, libro escrito en tiempo récord (aquí también, el tiempo es oro) que explica y profundiza muchos de los asuntos que Brown sólo cita por encima, suponiendo que el lector sabe de qué está hablando o porque, por exigencias del guión, tampoco puede extenderse. En principio está destinado a los que habiendo leído el libro quieran más, aunque en realidad se puede leer perfectamente sin haber pasado antes por el best seller, y está dividido en tres partes:

· La primera explica lo que es la Masonería y su diferencia con la Francmasonería (que no es lo mismo aunque el personal suele interpretar que sí).

· La segunda explica el Washington masónico (incluyendo presidentes masónicos –y sí, también Obama lo es: EE.UU. es un país controlado desde el minuto 1 por masones–).

· La tercera incluye presencia masónica en Madrid y un poco también en Barcelona... 

Otro premio

Me invitaron, y lo agradezco, a una comida con Gregorio Peces-Barba, galardonado con el premio Antonio de Sancha en su XIII edición. El premio lo concede la Asociación de Editores de Madrid, lleva el nombre de quien es considerado el primer editor de nuestro país, y se otorga anualmente a la persona que se haya distinguido por su labor de los valores culturales en general, y del libro y la promoción de la cultura en particular.

Peces-Barba ha escrito, y mucho, unos 200 artículos «no de periódicos», como él mismo precisó y cuarenta libros, «un par de ellos best sellers –presumió–: ya van 14 ó 15 ediciones de la Introducción a la Filosofía del Derecho». Y prepara uno más, Diez lecciones sobre ética, poder y derecho, el «libro chulito reviejo profesor» que se ha liberado de la tiranía de las citas bibliográficas y las referencias: «Un profesor tiene que estar justificándose permanentemente», dijo, es decir, sembrando los pies de página de engorrosas explicaciones, «pero este libro no tiene notas».

Esperaremos, pues.

La, ejem, portada


Fui a esa comida con, en el bolso, un libro que acababa de recoger de mi buzón: El origen del mundo, Historia de un cuadro de Gustave Courbet, de Thierry Savatier, una de las obras /y me refiero a la pintura) más escandalosas del siglo XIX (basta con ver la portada para entender el porqué. La historia del cuadro, en el libro) cuyo paradero fue, durante mucho tiempo, un auténtico misterio.

Con este libro, Trea lanza una nueva colección, TREA/ARTES, dirigida por Álvaro Huici. En ella tendrán cabida ensayos de carácter general o específicos, textos recuperados, clásicos y contemporáneos… de todo tipo y a propósito de todas las artes.


Lo curioso es que la llegada a las librerías de El origen del mundo coincide con la aparición de La muerte de Bunny Munro, de Nick Cave, para la que los amigos de Global Rythm han elegido exactamente la misma portada. Y es que, admitámoslo, la obra de Courbet tiene sus pelendengues... 

Por cierto, que me dicen que algunos críticos de arte se han mostrado remisos a pasearse por la calle con el libro desnudo bajo el brazo y han pedido a un sobre para vestirlo… seguro que los apasionados de Cave se han mostrado mucho menos pacatos.

Fe de erratas

Y no pocas, todas en el mismo texto, no fuera a ser que se me dispersaran.La semana pasada, sin que influyera en mi bienintencionado desvarío la ingesta de sustancia tóxica alguna (a no ser que consideremos tóxica el agua de grifo… y no me refiero al animal mitológico así llamado), escribí sin que me temblara el pulso que Libródromo tenía nuevo sello en la calle, Libros del silencio, y todo al hilo de la publicación de Oficio de tinieblas, una novela de Rosario Castellanos, «una de las inteligencias más destacadas de la literatura mexicana y uno de los símbolos del feminismo latinoamericano», que fue incluida –añadí- en una antología de autoras publicada por Planeta-DeAgostini…

Libródromo, claro, no es una editorial, sino una agencia de comunicación. En cuanto a la inclusión de la obra de Castellanos en la antología de Planeta-DeAgostini, conviene precisar que esa colección se vendió sólo al otro lado del charco, por lo que en España, la obra de Castellanos es una primicia editorial en toda regla.

Pido disculpas.

Por cierto

Castellanos es, sin duda, una de las más importantes escritoras mexicanas de la segunda mitad del siglo XX, grupo en el que están también Pita Amor, Guadalupe Dueñas, Elena Garro, Amparo Dávila o Inés Arredondo, de la que El Nadir publica, feliz coincidencia, Los espejos.

Acuse de recibo


Un siglo de copla. De Concha Piquer a Miguel Poveda: La historia definitiva de un género inmortal.
Manuel Francisco Reina
Ediciones B

La copla ha sido y es un reflejo de España. Por ella han pasado genios como los hermanos Machado, Manuel de Falla, Pau Casals, Federico García LorcaReina repasa la historia del género desde sus orígenes en el ambiente musical e intelectual de finales del S XIX y principios del XX, pasando por su consolidación en la época previa a la República y de la segunda República (con grandes intérpretes como Pastora Imperio y Manolo Caracol, Concha Piquer o Miguel de Molina), hasta su asimilación por la Dictadura, su reflejo de la sociedad de la posguerra (con intérpretes como Estrellita Castro, Imperio Argentina, Juanita Reina, el Príncipe Gitano, Antoñita Moreno, Juanito Valderrama, Antonio Molina, Lola Flores, Carmen Sevilla, Paquita Rico, Marifé de Triana, Marujita Díaz...) y su difusión radiofónica hasta nuestros días, la copla es un reflejo de España.
El libro está acompañado de un DVD con un documental de Emilio Ruiz Barrachina.


Nuevas greguerías
Ramón Gómez de la Serna / Chema Madoz
 La Fábrica editorial

La hispanista Laurie-Anne Laget, profesora en la Universidad de la Sorbona, encontró una caja con el nombre del escritor en la Universidad de Pittsburgh (EEUU). Dentro había 500 cuartillas dispuestas bajo el título de «Nuevas greguerías». Ahora, con la editorial La Fábrica ha confeccionado un volumen enriquecido con 15 fotografías de Chema Madoz. El fotógrafo interpreta con sus imágenes el universo fabuloso del escritor: cada una de sus imágenes, representa el espíritu del autor de las greguerías, entre la sorpresa y la poesía.


Noches insomnes
Elisabeth Wardwick
Traducción de Marta Alcaraz

Duomo

Mejor que una sinopsis, dos recomendaciones. La de Susan Sontag: «Ningún prosista me depara mayor placer que Elizabeth Hardwick. Honra nuestro idioma y reanima nuestra congoja. Noches insomnes es elegante, sabio, sabroso: un libro en verdad extraordinario», y la de Philip Roth: «Esta original novela ofrece todo lo que aporta una insustituible fotografía de un álbum familiar, salvo que en este caso las palabras valen más que mil imágenes».


Babbit
Sinclair Lewis
Traducción de José Manuel Álvarez
Nórdica

Lewis, Nobel de Literatura 1930, es el autor de algunas de las grandes novelas americanas del siglo xx. Babbitt es posiblemente su mejor trabajo, libro fundamental para entender la sociedad americana de la primera mitad del siglo pasado. Publicada en 1922, la novela es el retrato perfecto de una clase, la middle-class norteamericana, dentro de un marco típico, una ciudad del Medio Oeste y en un periodo concreto, el inmediatamente anterior a la Gran Depresión. La palabra «Babbitt» se utiliza desde entonces de manera habitual para designar al hombre medio norteamericano, con connotaciones tanto positivas como peyorativas.


Mujeres cuentistas
Inés Matute, Inma Luna, Ana Pérez Cañamares, Marina Sanmartín, Roxana Popelka,Déborah Vukusic, Carmen Camacho
Baile del sol

¿Qué quiere la mujer? Fue la única pregunta que según propia confesión Freud nunca pudo contestarse.  Tienen ustedes ahora en las manos la posibilidad de encontrarle su respuesta: ocho excelentes escritoras españolas muy siglo XXI no han dejado tema sin abordar ni sentimiento humano desatendido. Del cuento extenso al microrrelato, nos ofrecen lectura para todos los gustos. Por eso mismo cabe adentrarse con paso firme en cada uno de los textos.


Eterna Ruta 66
Marie-Sophie Chabres y Jean-Paul Naddeo
Traducción de Sylvie Navarro-Ruellan
Ediciones Timeo

No es una ruta, es LA ruta. La que le lleva al descubrimiento de América, en pleno corazón de su historia, una historia reciente pero atormentada, de sus pueblos fantasmas o animados, de sus paisajes grandiosos, lujuriantes o áridos y de su acogedora y abigarrada población. La odisea empieza en Chicago y atraviesa ocho estados. Saint-Louis, Oklahoma City, Amarillo, Gallup... A lo largo del camino, el viajero se cruza con Jesse James, bordea el Sendero de las lágrimas, surca el Grand Cañón, se para en Bagdad Café o se desvía hacia Las Vegas. At the end, Santa Mónica. Más que una travesía de Estados Unidos, un viaje iniciático.




Archivo histórico