Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Escribir afinado


(c) Rafa Romero (en www.myspace.com/srchinarro)


Sr Chinarro es un grupo de música pop que el autor de la Trilogía Nocilla cita a menudo como una referencia. Así que antes de hablar de la nueva novela de Agustín Fernández Mallo, vamos a hacerlo de don Antonio Luque, que es el alma del tal Sr Chinarro. En sus dos últimos discos, los que han logrado una mayor popularidad (“tú y yo lo sabíamos”, decía el gran Luqui), El mundo según y Ronroneando, hay buenos ejemplos de la capacidad narrativa de Luque; si a eso se añade la veneración que sienten por él escritores como el citado Fernández Mallo o como Julián Rodríguez, ¿a quién le extraña que Antonio Luque escriba?

La editorial Alpha Decay ha publicado un librito (por pequeño) con dos relatos de Antonio Luque (quien, por cierto, nació en Sevilla, en 1970), La mina y Socorrismo (que da título al volumen). Los dos son buenos (a mí me ha gustado más La Mina), tienen una manera de narrar diferente; en algún momento me recordaba a esas letras que cantan los flamencos que van como al revés (debe de haber una figura retórica con su nombre y todo que denomine esto, pero lo desconozco), que dicen primero lo que va mucho después… No es que haya desorden cronológico en estos relatos sino que las cosas las va contando como quien hecha ingredientes en una ensalada. Voy a decir algo que va a sonar a ocurrencia de medio pelo, pero me parece que sirve: Luque escribe afinado (ya estoy oyendo las risitas).


Y al Sr Chinarro en su faceta literaria se le puede encontrar también en una antología titulada Matar en Barcelona (Alpha Decay) y en el último número (el 19) de la revista Eñe, que se titula Los músicos escriben. Hay textos de Nacho Canut (Alaska y los Pegamoides, Fangoria), de Fernando Alfaro (Surfin’ Bichos), de Germán Coppini (Siniestro Total, Golpes Bajos), de Víctor Coyote (Los Coyotes), de Dee Dee Ramone (Los Ramones, claro), de Julio de la Rosa (El Hombre Burbuja) y de Francisco Nixon (Australian Blonde, La Costa Brava); este último es autor de un verso en una de sus canciones que está en el límite de lo bobo y de lo brillante (todavía no lo tengo claro): “Trabajas en Inditex, más guapa no puedes ser”.

Tengo cierta debilidad por los músicos que escriben, como ha quedado plasmado en esta Errata una, dos, tres y hasta cuatro veces (quizá alguna más), así que leo una revista como esta Eñe con una buena predisposición que se ve, créanme, recompensada. En realidad no es tan raro que un músico (como un abogado o un médico) escriba; de hecho, es menos raro, porque quienes componen una canción de entre tres y cinco minutos y son capaces de contar ahí una buena historia qué no podrán hacer en un papel, sin límites.

Hay por aquí un blog que me gusta mucho (de música, de música, de música y de lecturas y de más cosas) que se llama En esta quiero humo y que habló de este asunto hace unos días.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico