Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

En voz baja


…O casi imperceptible, apenas audible para el poseedor de un sentido del oído poco experto, poco hábil. Sentido del oído o de la escucha. La capacidad de escucha.

Pero en estos momentos es mejor decirlo así Alicia, para que solamente capten el contenido de los sonidos, un@s poc@s que estén alerta y atentos. Despiertos. Con las pequeñas orejas tensas y erectas de emoción, de ganas de entender.

De repente, pienso Alicia, que estamos alienados a partir de un momento dado de nuestra experiencia de vida. Como si la repetición reiterada de la cotidianidad de un día tras otro en la cual cumplimos con una rutina casi idéntica a la de ayer y a la de antes de ayer, nos automatizara de alguna manera, nos convenciera de un modo “misterioso” de los falsos mitos de normalidad, razón, realidad, verdad… Y ya nada es nuevo, y ya nada nuevo puede suceder, como si todo siempre, siempre, siempre tuviese que ser de un único modo y como si nuestros ojos perdiesen la capacidad de mirar hacia el misterio, como si nuestros cuerpos se olvidasen de percibir a otros cuerpos incluso en la distancia, como si el olfato fuese un vago recuerdo, el gusto una imposición aleatoria y el oído algo a lo que hay que acallar, para que el ruido de la vida que todavía de una forma u otra transcurre en las aceras, no llegue a perturbar nuestras horas de sueño sin sueños.

 

Alicia: Yo quisiera dormir y soñar con lo inesperado. Yo quisiera envejecer muy rápido y después volver a la niñez tan sólo al nombrar lo que deseo. Quisiera viajar a otras dimensiones, a otros corazones, a otros labios… Quisiera encontrar puertas abiertas a vivencias sutiles y a otras bruscas, abruptas, drásticas… Vivencias que se puedan incluso invocar. Yo quisiera despertar una mañana y después otra y otra más, y que al despertar, la caricia de la luz me resultara tan benevolente y hermosa como aquella vez que estuve viva.  

 

Pequeños Deberes- Cierra los ojos… y durante unos instantes (breves, efímeros tal vez… o largos y sostenidos) imagina y después haz como si todos tus sentidos naciesen ahora por primera vez. ¿Cómo es ser a través de la experiencia de expresión de tus sentidos?

A.AliciaNlarealidad@gmail.com




Archivo histórico