Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Los viajes

de Sara Gutiérrez

Estambul (II)


http://www.disfrutaestambul.com/mapa

OTROS DESTINOS 

Estambul tiene mucho que ver y disfrutar. Por eso, aunque está bien dejarse llevar, una cierta planificación es importante para aprovechar todo lo que la ciudad puede ofrecer. ¿Mi recomendación? El sistema de barrido por barrios. Ir saltando de un lado para otro, en una ciudad tan grande y tan complicada morfológicamente (se asienta en dos continentes, Europa y Asia; a ambos lados de la unión fluvial de dos mares, el Negro y el de Mármara; y aún acoge un apéndice del Bósforo, el Cuerno de oro), ir saltando de un lado para otro, decía, puede causar el síndrome del pollo sin cabeza; y viajar es estupendo, pero la salud es lo primero.

Sultanahmet


Plaza Sultanahmet

Entre Santa Sofía, construida iglesia en el siglo VI con la intención de mostrar a los mortales un trozo de paraíso, y la Mezquita Azul, levantada en el XVII con un esplendor propio de La Meca, la Plaza de Sultanahmet es un hervidero de paseantes y comerciantes, el lugar apropiado para iniciar y terminar cualquier visita a la zona. A su alrededor: los museos de las Artes Turcas e Islámicas, las Alfombras –en un anexo de la Mezquita Azul- y los Mosaicos; los restos del Hipódromo romano; la Tumba del sultán Ahmet I; la coqueta calle peatonal de caballerizas convertidas en tiendas, Bazar de la caballería.

La Mezquita Azul debe su nombre al color de los azulejos de Iznik que decoran su interior. Si sus 6 alminares la hacen imponente en la distancia, la amplitud de su patio (de igual tamaño que la zona de oración) y la extensa hilera de fuentes para el lavado de pies la convierten en algo familiar que quiere ser disfrutado, y su interior es una cámara de serenidad en la que la combinación de volúmenes, luces, dibujos y colores no dejan nada al azar.


Mezquita Azul (interior)

Santa Sofía es un enorme museo de mosaicos en continua restauración. Superada la impresión que causa la inmensidad de su nave principal, cubierta por una cúpula a 56 metros de altura, entre mallas y andamios, pueden contemplarse numerosas escenas radiantes o aún por limpiar fruto del arte bizantino de los mosaicos. Entre ellos, Cristo flanqueado por el emperador Constantino IX y su mujer, la emperatriz Zoe; la Virgen con Constantino y Justiniano, el primero le ofrece Constantinopla, el segundo Santa Sofía; la Virgen con el Niño flanqueada por el emperador Juan II Comneno y la emperatriz Irene; el Arcángel San Gabriel; santos; serafines… Para entretenerse un buen rato.


La Virgen con Constantino y Justiniano - Santa Sofía


Cisterna de la Basílica - Medusa

Al otro lado de la calle principal, donde Divanyolu Cad pasa a llamarse Alemdar Cad, muy cerca de Santa Sofía, en Yerebatan Cad, la Cisterna de la Basílica, una asombrosa obra de ingeniería realizada en el año 532, bajo el reinado de Justiniano, para satisfacer las crecientes demandas de agua del Gran Palacio, sito al otro lado del Hipódromo. El entramado de tarimas de madera conduce sobre el agua hasta su mayor atractivo (amén de la propia obra): dos columnas soportadas por un par de cabezas de medusa, posiblemente originarias de alguna construcción anterior y reutilizadas por los bizantinos, probablemente para marcar el ninfeo, un santuario para las ninfas acuáticas.


Derviche bailando en un café

Cualquiera de los bares con amplia terraza y escenario al aire libre, sobre el que bailan al caer la tarde derviches  folclóricos, cerca de la Mezquita Azul y al comienzo del Bazar de la caballería, son opción para un respiro y un kebab.

El Serrallo

Pegado a Sultanahmet, por Santa Sofía, este promontorio boscoso que penetra en el Mármara sin perder de vista el Bósforo y su Cuerno de oro, fue elegido por Mehmet II para levantar su residencia habitual a mediados del siglo XV. Como tonto. Pero no fue el único en disfrutar de tan particular paraje: el Palacio Topkapi fue la residencia de los sultanes otomanos y las mujeres de su harén durante 400 años. Y la sede del gobierno durante casi un siglo (en el XVI fue trasladado a la cercana Puerta Sublime). Se abrió al público como museo en 1924.


En el harén - Palacio Topkapi

[No me resisto, voy a poner El rapto en el Serrallo, que suene mientras escribo.]

El conjunto palaciego, formado por una sucesión de patios ajardinados (cuatro) y diversos pabellones, ofrece curiosidades suficientes como para llenar un día de visita y más, cuando menos, media jornada. A la entrada de los atractivos principales, el harén y el tesoro, se forman largas colas que sólo madrugar o no comer a mediodía ayudan a sortear.


Comer en Palacio no es problema, el restaurante Konyali ofrece un amplio abanico de posibilidades: desde fast food hasta la más alta cocina turca, con terraza sobre el Mármara para todos.

Otro atractivo museístico de El Serrallo, el Museo Arqueológico, y dentro de él: por su belleza, el magnífico sarcófago de Alejandro (siglo IV a. C.), llamado así porque en el se representa la victoria de Alejandro Magno sobre los persas (su verdadero inquilino debió ser el rey Abdalonimos de Sidón); por su trascendencia, el Tratado de paz más antiguo del mundo, el pactado entre egipcios e hititas en 1269 a.C., el Tratado de Qadesh. Pero no es, ni muchísimo menos, lo único que expone en sus veinte salas. Para picotear y salir corriendo, o para empaparse de historia durante horas y horas.


Sarcófago de Alejandro - Museo Arqueológico

No muy lejos, los baños de Cagaloglu, construidos en 1741 y financiadores en tiempos de la biblioteca de Santa Sofía, pueden dar un buen respiro a quien cuente con un cuerpo deseoso de relajante y purificador calor.

Prácticamente todas las fotos las hizo Eva Orúe; yo haría una o dos.

Más sobre Turquía en Divertinajes.com

Preparación del viaje
Estambul (I): Aterrizaje, primeras impresiones (la gente, la Mezquita Azul, Santa Sofía...)
Estambul (II): Sultanahmet y El Serrallo
Kumkapi, Bazares y Eminonu
Beyoglú, Museo de Arte Moderno, Palacio Dolmabahçe y Mezquita Sakirin
El Bósforo y el Cuerno de oro
Bursa - Assos
De Assos a Çesme, pasando por Yenifoça
Çesme – Selçuk – Éfeso – Pamukkale
Pamukkale
Afrodisias, Priene y Mileto
Bodrum, Datça, Ölü Deniz
Letoon, Xantos, Patara, Kas, Üçagiz, Demre, Myra, Olimpos y Phaselis
Antalya - Konya - Uçhisar
Capadocia

OTROS DESTINOS




Archivo histórico