Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Reconstrucción

El padre de Antonio Altarriba –guionista de este cómic– se suicidó, ya anciano, y dejó unos papeles con sus recuerdos. El hijo reconstruyó, con ese material, una vida, muy dura y muy triste. Y Kim (conocido por su personaje Martínez el Facha) lo dibujó. Y Edicions de Ponent lo publicó.


Altarriba toma la voz de su padre en el momento en el que el viejo cae desde la ventana por la que ha saltado al vacío, y en esa peculiar (y dolorosa, estoy convencido) primera persona empieza a contar cómo un chaval nacido en 1910, en un pueblo de Aragón, se enfrenta a una existencia que está cuesta arriba desde el primer momento. Como a tantos millones de españoles, lo que le jodió la vida al protagonista de este cómic fue la Guerra Civil… la guerra con toda su mierda, y el exilio en Francia, y allí la Resistencia; y el regreso a la España de la posguerra.


En algún momento, aquí en alguna viñeta, a este hombre se le rompe el futuro. Es verdad que logra adaptarse a los tiempos, sobrevivir primero y luego prosperar algo, pero hay una tristeza, quizá sea también desesperanza, quizá sea también hastío que hacen que todo lo que le llega, incluso lo bueno, tenga un tinte gris. El arte de volar es un drama. Desde la primera viñeta se sabe que hay un suicidio, y un suicidio no puede anticipar más que drama vivido hasta entonces. Sin suicidio, esta vida podría ser la vida de tantos otros españoles coetáneos.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico