Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Los viajes

de Sara Gutiérrez

Turquía, preparación del viaje


Aledaños del Gran Bazar

 OTROS DESTINOS   

Hace un par de años, alguien poco amante de los destinos exóticos, entendiendo por exótica cualquier plaza ubicada fuera de la pequeña Europa, viajó a Estambul y volvió encantado. Desde entonces, cada vez que tuvo oportunidad, me repitió hasta la saciedad que le resultaba incomprensible que alguien que viajaba tanto (más quisiera yo) no hubiera estado nunca en la ciudad del Gran Bazar y hasta imperdonable que ni siquiera entrara en mis planes más inmediatos.

Intrigada por las bondades estambulís, empecé a considerar la posibilidad de acercarme a degustarlas, pero me parecía un desperdicio volar a Turquía y regresar sin haber pisado Pamukkale y la Capadocia.


Estambul - Pamukkale - Capadocia

Después de darle muchas vueltas, decidí que lo mejor sería dedicarle un periodo largo cuanto antes y recorrer el país en coche, algo parecido a lo que habíamos hecho ya en Noruega y Croacia, por ejemplo. Pero cuando se lo planteé a mi compañera de fatigas manifestó ciertos reparos a adentrarse en Asia al volante de un utilitario, las referencias que le habían dado de las carreteras y los conductores turcos eran nefastas.


Camino a Bodrum

Para salir de dudas, me dirigí a la la Oficina de Turismo de Turquía en Madrid y de allí me redirigieron a su agencia de relaciones públicas, Pasión turca, donde nos brindaron, entre otros, dos apoyos fundamentales:   

  1. aniquilaron el fantasma del supuesto riesgo que habían de correr dos mujeres solas por la Turquía profunda;
  2. nos ayudaron a diseñar una ruta adecuada a nuestros intereses.


Éfeso - Afrodisias - Myra

Dado que recorrer todo el país del tirón resultaba imposible, nos decidimos, además de por los tres enclaves indiscutibles (Estambul, Capadocia y Pamukkale), por las costas del Egeo y el Mediterráneo, prietas de tesoros grecorromanos. Amén del mar.


Guías en mano, internet en marcha, calculé el tiempo que necesitaríamos para disfrutar del recorrido como merecía. Resultado: 25 días.

Ya podía comprar los billetes de avión. Al hacerlo, cometí el error de optar por un vuelo de ida que llegaba a Estambul a medidodía pensando que llegar a medianoche podía dificultar el traslado al hotel: pagué un poco más por nada, prácticamente todos los hoteles van a buscar a sus huéspedes al aeropuerto de manera gratuita.

Eso lo supe cuando, con los billetes de avión en el buzón de correo, me dispuse a buscar hotel para las primeras noches, las que pasaríamos en Estambul. Si volviera a Estambul, y siguiera sin dificultades para subir escaleras, seguramente no me rompería la cabeza y reservaría de nuevo en el Hotel Atlantis, aunque no estaría mal encontrarlo un pelín renovado, ascensor ni soñarlo que no tienen hueco. Pero lo cierto es que la oferta es enorme y, a toro pasado, puedo asegurar que hay decenas de hoteles limpios, bien situados y sin lujos a un precio muy razonable (en torno a los 50 euros la habitación doble con desayuno).

Si suelo evitar las entradas y salidas de Madrid por carretera, cómo no iba a tratar de evitar la salida de Estambul… Ante la posibilidad de cruzar en barco el mar de Mármara, no dudé en reservar los correspondientes billetes para cinco días después de nuestra llegada.

A continuación, e incapaz de hacer la reserva por internet, pedí a una agencia de viajes que nos buscara un vehículo de tamaño intermedio para ir en 16 días de Bursa o alredederores a uno de los aeropuertos de la Capadocia (Nevsheir o Kayseri). Elegimos una propuesta de Europcar que nos permitía dejar el coche en Kayseri. Tardé quince minutos en tener los billetes de avión Kayseri-Estambul para la mañana en la que debíamos entregar el coche.


Hotel Villa del Mar cerca de Assos

Como la noche que pasaríamos en Bursa estaba ya fijada en el calendario, reservé hotel en la ciudad de la mezquita verde (Hotel Safran).

Aventurándonos con fechas probables, y por miedo (absurdo) a que fueran lugares demasiado concurridos (la oferta hotelera está en consonancia con la demanda, y la supera) reservamos también un bungalow en un camping de Kas y una suite en un hotel-cava de Göreme (con habitaciones excavadas en la roca), además de un viaje en globo para sobrevolar la Capadocia.

No cambiamos dinero porque nos dijeron que podríamos utilizar las tarjetas de crédito o cambiar euros en cualquier esquina, y así fue.

En la maleta metimos un par de sacos y una tienda de montaje rápido, por si en algún lugar teníamos problemas para encontrar alojamiento o nos tropezábamos con un camping de esos que ocupan una parcela de paraíso; una mochila térmica para mantener frías las botellas de agua en el coche y una navaja; los trajes de baño, las sandalias de río, los kikuyus, una toalla de las que parecen una balleta vileda y poca ropa, toda de secado rápido. Y el botiquín como si fuéramos a Salamanca, qué placer no tener que incluir jeringuillas, antibióticos ni ningún otro «por si acaso». Fue un acierto contratar una tarifa específica de roaming para el móvil y tirar por el notebook (hay wifi gratis en todos los rincones de país y no sé qué habríamos hecho si no hubiéramos tenido a dóde vaciar la cámara de fotos con cierta frecuencia). Y de lectura nos llevamos, además de las guías, Estambul. Ciudad y recuerdos, de Orhan Pamuk y un excelente especial de La Vanguardia sobre Turquía. Ahora tengo que leer De parte de la princesa muerta, de Kenize Mourad, todo el mundo dice que es fantástico.

Los trámites de aduanas, los visados, los dejamos para el aeropuerto.


La mayoría de las fotos las hizo Eva Orúe; el resto, yo misma.

Más sobre Turquía en Divertinajes.com

Preparación del viaje
Estambul (I): Aterrizaje, primeras impresiones (la gente, la Mezquita Azul, Santa Sofía...)
Estambul (II): Sultanahmet y El Serrallo
Kumkapi, Bazares y Eminonu
Beyoglú, Museo de Arte Moderno, Palacio Dolmabahçe y Mezquita Sakirin
El Bósforo y el Cuerno de oro
Bursa - Assos
De Assos a Çesme, pasando por Yenifoça
Çesme – Selçuk – Éfeso – Pamukkale
Pamukkale
Afrodisias, Priene y Mileto
Bodrum, Datça, Ölü Deniz
Letoon, Xantos, Patara, Kas, Üçagiz, Demre, Myra, Olimpos y Phaselis
Antalya - Konya - Uçhisar
Capadocia

OTROS DESTINOS

(Entre paréntesis)


 

Al lado de De parte de la princesa muerta, en la estantería de los libros que están a punto de ser leídos por una servidora, tengo Cuentos breves para ir y venir y Cuentos breves para leer en la cama, dos propuestas multiautor de Punto de lectura  apropiadísimas para llevar en un bolso, una mochila o una maleta.




Archivo histórico