Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Elegante Nancy


Sí, es verdad que esto de decir que alguien o algo es “elegante” está un poco desvirtuado, pues es un adjetivo que se utiliza casi para cualquier cosa; además de que esto de la elegancia es taaaaan discutible… si hasta se dice hablando de ciertos vinos. Pero a veces, alguien es elegante y no hay más que decir. Aquí está, para demostrarlo, Nancy Mitford (Londres, 1904-París, 1973).

He leído solo dos novelas de esta escritora, la que es su obra más popular, A la caza del amor (de 1945, con traducción de Ana Alcaina), y La bendición (de 1951, con traducción de Milena Busquets), ambas publicadas por Libros del Asteroide. Al parecer (lo cuenta José Carlos Llop en el prólogo de A la caza del amor), muchas de las características de los personajes de sus historias y muchas de las peripecias están tomadas de la aristocrática familia Mitford, un ejemplo de ingleses excéntricos de tomo y lomo. Una cierta parte de la elegancia de Nancy puede venir de estos orígenes, seguro.



Lo que a mí me parece elegante es la actitud con la que estas novelas explican el mundo, con un sentido del humor que consigue ser a la vez amable y sarcástico y con una distancia para contar las cosas que no significa que no haya compromiso, pero que permite que el lector se abra y pueda ser más comprensivo, entender mejor los comportamientos, las decisiones equivocadas, las opiniones exasperantes. Parece que la autora no se toma demasiado en serio casi nada, pero no es verdad, el cariño con el que trata a sus personajes, incluso a los pesadísimos, engancha.

A la caza del amor va de los bandazos sentimentales de una mujer; La bendición, de lo que uno se puede esperar de los hijos. Así, a grandes rasgos. Y las dos son más que recomendables; y tengo la intención de seguir leyendo a Nancy Mitford.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico