Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Famósiles y fascículos


La semana pasada, cuando leí las Crónica Clónicas

—¿Las qué?
—Eso que escribe Maruja Limón.
Críticas cítricas.
—Pues lo que yo decía.

… me entraron unas ganas enormes de ver todas las revista y comprobar con mis propios ojos…

—Y con tus propias gafas graduadas.
—También.

… si las cosas son como ella las cuenta o no, que me vuelve loca Maru con sus escritos.

—¿Y son tal como ella las cuenta?
—No, son peores. Jesús, qué cuchipanda de famósiles que tenemos.
—¿De qué?
—De famósiles, la unión de famosos y fósiles.

Como que no es mi tema, pero no sé estarme callada, así que diré dos o tres cosas, no más, de las revistas de la semana pasada:

Primera cosa: Lo del fotochop a troche y moche es un escándalo, cierto. Pero la nueva cara de Doña Letizia me parece que no es fotochop, es más cirugía… en mi republicana opinión.

Segunda cosa: Los nuevos pechos de Estefanía de Monaco están estupendos. Lástima que a ella le acentúan ese aspecto de travesti que tiene. Con todos mis respetos, ¿eh?, que nadie se ofenda.

Tercera cosa. Viendo el reportaje de Jesulín me dio un ataque de hipo. Viendo las fotos de Ana Obregón en biquini se me quitó. Estamos en paz.

Y aquí lo dejo, que me conozco. A  ver si a todos los famósiles se les terminan las vacaciones y vuelven al curro

—¿Cómo van a volver a un curro que no tenían?
—Pues que vuelvan a lo que sea que dejaron para irse y dejen de darnos el coñazo con sus fotos en la playa. Pestosos son, oyes
—No me creo que no cuentes lo de las alpargatas
—Déjalo, que da igual.
—No seas así, cuéntalo, cuéntalo que mola.
—Está bien, lo cuento.


A petición de mi público, les cuento que, en una de las revistas que miré, había unas fotos de Isabel Preysler regresando de sus vacaciones en Barbados con su familia ¡y lleva las mismas alpargatas que llevaba yo cuando regresamos de Benidorm! Si obviamos el tema del destino de las vacaciones… ¡mira tú qué cosas! Que la Preysler y yo gastamos las mismas alpargatas. Diría yo más, que la Preysler gasta alpargatas. Vivir para ver.

En otro orden de cosas…

—¡Uy, orden! Si te oyera tu madre te diría que no sabes lo que es eso.
—Y si te oyera la tuya te diría que no interrumpieses que es de mala educación.

Julieta no cambia, sigue igual que antes del verano. 

En otro orden de cosas, decía, les contaré que no me resisto a hablar de mi tema favorito cada septiembre

—La vuelta al cole.
—No, del inicio del cole les hablaré, pero será la semana próxima, una vez pasado el berrinche.
—¿Primer día de cole a tu edad? Ahora comprendo tanta laguna cultural, tanta falta de conocimientos, tanta ignorancia, en fin.
—En fin… En fin el grito que te voy a dar como sigas con tanta tontería. Mi hijo comienza el cole, ya te contaré.
—Estoy segura de que lo harás.


Mi tema favorito de todos los septiembres: Las colecciones por fascículos. A los clásicos de cada año (dedales del mundo, punto de cruz, coches de bomberos y otras mandangas) se unen este año los impresentables, a la par que absolutamente prescindibles, Supehéroes de Marvel, instrumentos en miniatura, la maqueta del Titanic, la vajilla de Pocoyo o la vajilla de Hello Kitty, que también la hay. Dan miedito. No sé si son un timo, pero lo parecen. Me pregunto cuántas de las personas que inician esas colecciones las terminan.

—Yo me pregunto, las personas que terminan esas colecciones, ¿dónde las guardan?
—¿Para qué las quieren?
—¿Cuánto les cuestan?
—¿Que harán las editoriales con los fascículos que no se venden?
—¿A quién le gustan los muebles expositores?
—¿Quién idea de qué van a ser las colecciones cada año?
—¿Quién le pregunta al quiosquero su opinión al respecto?
—¿Qué hora es?
—Las cuatro y media.

¿Ves para qué sirven? Si hubieras hecho la colección relojes de imitación lo sabrías.




Archivo histórico