Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Palabras

 ¡Sh!... Silencio……………… 


Las palabras atraviesan los silencios, y como si fuesen el inicio de nuevas galaxias, generan un estallido vibrante y sostenido dentro del alma.

Las palabras pesan o aligeran, moldean o deshacen, crean o anulan, generan… Las palabras aman o duelen, dañan o transforman, curan, dan, entregan…

Las palabras susurradas, entonadas, gritadas, espetadas, musitadas, aferradas, libres, veloces, lentas, esquivas, rotundas o sutiles… las palabras bellas, feas, indiferentes, insulsas, importantes, trascendentes, valiosas, pequeñas, grandes, duras, tiernas, suaves, dulces…

Efímeras o eternas. Las palabras sin aliento, las palabras que alientan, las palabras desbocadas, las palabras perdidas, las encontradas, las palabras sueltas, las palabras olvidadas, las enajenadas, las recordadas, las palabras de los cuentos, de las canciones, de los versos, de las fábulas, de los inventos. Las palabras antiguas y las nuevas palabras. Palabras.

 

Alicia: ¡Dame letras y haré palabras! Haré palabras para ti. Palabras que viajarán por el túnel del silencio que te acecha.

¡No llores pequeña!… No llores por los que no tienen alma. Deja que se desvanezcan como fantasmas, como visiones irreales que nunca han tenido contundencia ninguna. Escucha…

 

Hoy…

Miro el cielo y el cielo me sonríe. Me sonríe a mí. Sí, lo sé, es un secreto entre sus tonalidades tenues y mansas y mis rezos.

He rezado tanto al cielo, he rezado tanto… que ya están depositados allí todos mis secretos y todos mis misterios. El cielo me sonríe. Lo sé, es a mí, aunque otros digan que eso no puede ser, yo sé que sí. Y me basta con ello. Yo sé que el amor es mejor que el desamor, pero a veces no me creen. Yo sé que abrirse a lo amoroso es mucho más cálido que la indiferencia, pero ellos, a veces, no me creen. Ellos son carnívoros, predadores, solitarios, duros, dispuestos a batallas que no existen. Ellos no me creen. Pero el cielo me sonríe a mí esta mañana y yo lo sé. Es así de contundente y claro. Es así de sencillo, pero es un secreto entre el cielo y yo. Yo  entonces sigo caminando y me muevo a un ritmo sigiloso y permanente. Me muevo bella, hermosa. Me muevo entera. Me muevo leve como si mis pies fuesen plumas. Plumas de ángel que se echará a volar en cualquier momento. ¡Eso es!, plumas de ángel.

 

Pequeña… Quisiera poder hablar traspasando las “paredes” de los cuerpos y de las mentes. Estoy aquí pequeña… No quiero que te sientas sola en ningún momento. Estoy aquí. Seguro que me oyes. Tus labios parece que sonríen durante unos instantes. Un ala de ángel cae sobre tu rostro y te conmueve.

 

Palabras y aire. Aire libre y palabras… para ti. 


Pequeños Deberes- Inventa, como si fuese una cadena de favores, una cadena de palabras. Palabras virtuosas, benévolas, luminosas… Palabras que sumándose una a otra, generen algo entero, nuevo, revelador…

A.AliciaNlarealidad@gmail.com




Archivo histórico