5 de noviembre de 2007

Desesperanza

Frank y Jerry Lee son hermanos, deben de tener alrededor de veinte años, viven en Reno: “Reno, la ciudad pequeña más grande del mundo” —además, nieva mucho—. Huérfanos, sobreviven en los límites de la exclusión social. Son buenos chavales —beben una barbaridad, eso sí—, y tienen una incapacidad congénita para no saber reaccionar correctamente, o hacerlo tarde, ante los problemas. Si eso de ser adulto consiste en tomar decisiones, estos dos no han llegado aún a ese estado.

La historia de Frank y de Jerry Lee (accidentes, fracasos, amores, trabajos, cervezas, cervezas y cervezas y whiskys) está contenida en la novela Vida de motel, de Willy Vlautin (Belacqua, con traducción de Nuria Salinas). Este Vlautin nació, precisamente, en Reno, esta es su primera novela, aunque ha publicado relatos (una cosa muy americana) en diversas revistas. Vlautin es, además, guitarrista, cantante y fundador de un interesante grupo de rock, Richmond Fontaine, que lleva rodando por ahí desde 1994.

Vida de motel se lee de un tirón, tiene muchos elementos estéticos genuinamente americanos, de esos que hemos visto en centenares de películas independientes. De hecho, los dos personajes protagonistas y sus vicisitudes nos encajarían mal en cualquier
otro país o en cualquier otra cultura. Eso sí, la sensación de ausencia de esperanza, de perplejidad ante el mundo, de incapacidad de adaptación es universal. No es necesario que hayamos conocido una vida emocionalmente nómada y solitaria, en habitaciones de motel, trabajando a salto de mata para que algo de la tristeza vital de esta novela nos conmueva.

Al principio de cada capítulo hay unas viñetas que ilustran el texto. Son obra de Nate Beaty, aunque se supone que son del hermano mayor, de Jerry Lee, pues la del dibujo es, parece, la única habilidad de este chaval. El narrador es Frank, el otro hermano, y su manera de contar, entre seca y sensible, es uno de los aciertos de esta novela.

Yo, ahora, voy a escuchar un rato a Richmond Fontaine





eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir