2 de julio de 2007

Empezar

Se desconfía mucho, en general, de los premios y, en general también, con motivo, pero, de vez en cuando, hay por ahí un jurado que va y galardona a un escritor que a ti te gusta, y eso está muy bien, pues te alegras por los lectores que su obra podrá captar con este reclamo, ya que si tú lo has disfrutado es lógico pensar que otros podrán hacer lo mismo.

Me acaba de pasar con el novelista israelí Amos Oz (Jerusalén, 1939), a quien ya le dedicamos por aquí un comentario hace poco menos de un año. Se trataba entonces de hablar de Una historia de amor y oscuridad (Siruela), el magnífico relato de su infancia y su adolescencia y de su familia (padres, abuelos, tíos...) y del nacimiento del Estado de Israel. Una historia... es un texto imprescindible para entender más aquel país y las diversas mentalidades (pues allí nada es homogéneo, como a veces creemos desde otros rincones del mundo) que lo hicieron posible.

Hoy, porque Amos Oz ha obtenido el premio Príncipe de Asturias de las Letras, llega hasta aquí su último libro publicado en español, La historia comienza (Siruela, con traducción de María Condor). Es una reflexión sobre literatura, sobre los comienzos de novelas o de relatos y lo que estos tienen de "contrato" (es la palabra que utiliza Oz) con el lector que se mete en ésas páginas. A partir de lo que se dice partiendo de las primeras frases de obras como Effi Briest, de Fontane, El otoño del patriarca, de García Márquez, La nariz, de Gógol, Nadie decía nada, de Carver, entre otros (que son Chéjov, Elsa Morante, Kafka, Agnón, Yizhar y Shabtai), nos enfrentamos a una visión de la literatura, de la ficción, de las preguntas que se plantean ante la relación de dos personajes, por ejemplo, de lo que el lector espera o puede esperar, de lo que el escritor da o puede llegar a dar.

"Uno se sienta y se pregunta qué debe ir primero y cómo llegar a ese comienzo en medio del camino, Sentándose. Garabateando en la hoja. Arrugándola. Tirándola, Grabateando en la hoja siguiente...", escribe Amos Oz.

 

eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir