21 de mayo de 2007

Con retraso

Me llegó, hará dos o tres semanas, un SMS de JC en el que me preguntaba por esta novela, Nocilla Dream, de Agustín Fernández Mallo (Candaya). Le tuve que contestar que no la había leído, a pesar del aluvión de comentarios, de elogiosos a muy elogiosos, que habían circulado desde su publicación.

Así, a los pocos días compré el libro (tercera edición) y me puse a leer. Con retraso, pero me puse a ello.

Nocilla Dream lleva un prólogo del escritor Juan Bonilla absolutamente entregado a la causa. No hay razón para pensar que haya nada raro tras semejante devoción, pues Candaya es una editorial pequeña, Fernández Malló no es uno de esos tipos influyentes del mundillo literario ni Bonilla (y esto es lo más importante) es alguien que reparta alabanzas gratuitas.

Empezaré con algunas de las cosas que escribe Juan Bonilla para darles a ustedes una idea de esta novela: habla de "zapping", de la posibilidad que los lectores pueden tener de "perder el pie" en esta narración; de su carácter "experimental; de la huella de la formación científica del autor; de la existencia de un "Proyecto Nocilla", en la que está incluído este libro.

Agustín Fernández Mallo (La Coruña, 1967) ha escrito poesía (es autor de una teoría-concepto llamado Poesía postpoética), es licenciado en Físicas y trabaja en algo relacionado con ello.

Efectivamente, lo que dice Bonilla de Nocilla Dream se cumple: tiene mucho de zapeo (de unas historias a otras, de unos personajes a otros); es fácil tener la sensación de "perder el pie", pues la narración no es lineal, quién sabe (yo al menos no) a qué estructura y a qué objetivo responde esta sucesión de historias, textos, citas. A partir de ahí, lo de hablar de experimental es casi obligado.

Pero lo cierto es que la lectura de la novela tiene algo que permite seguir, con cierta facilidad, lo que allí se narra, que permite interesarse por lo que se cuenta (aunque, insisto, no se sepa hacia dónde se va: si es que se va hacia algún sitio). Hay muchas escenas cuya estética, cuya intención, cuyo desarrollo ya conocemos por otras escenas cinematográficas, por canciones, por obras de arte contemporáneas. Al final, se termina con la sensación de haberse acercado a una manera de mirar y de explicar el mundo, a una manera de relacionar a personas, con lugares, con creaciones (culturales y científicas), con...

No sé si el boom de Nocilla Dream se sostendrá (qué arduo resulta leer, pasado el tiempo, algunos de esos textos que se calificaron de experimentales), si responde a razones de peso, pero conviene acercarse a ella... Por lo menos para poder responder cuando los amigos te preguntan.

 

eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir