16 de octubre de 2006

En el ejército austro-húngaro

Alexander Lernet-Holenia. No había oído o leído ese nombre en mi vida, hasta que me puse a mirar un libro titulado El barón Bagge, hace un par de meses. Esto de las lagunas puede verse de dos maneras:

1. "¡Qué bien, cuántos buenos autores y, por lo tanto, cuántos libros buenos me quedan por descubrir!".

2. "¿Cómo puedo formarme una opinión de libros contemporáneos si no conozco bien otros libros escritos en la misma tradición 20 o 50 o 100 años antes?".

Son dos perogrulladas, pero la cosa es así.

Alexander Lernet-Holenia (1897-1976) es (me documenté enseguida) uno de los grandes escritores austriacos del siglo XX, un hombre que participó en las dos guerras mundiales, que vivió el final de aquel Imperio austro-húngaro (que tanta y tan buena literatura ha dado) y que presenció el desarrollo de una nueva Europa a partir de los años 50.

Alexander Lernet-Holenia publicó la mencionada El barón Bagge (Siruela, con traducción de Alberto Luis Bixio) en 1936. Se trata de una novela corta de tintes fantásticos, ambientada en 1915, durante la Primera Guerra Mundial, y protagonizada por un oficial austro-húngaro, el propio barón Bagge, quien pasados veinte años de una escaramuza militar rememora aquel episodio y su curioso e inquietante desarrollo posterior. Es una novela de caballería (la última, se ha llegado a decir) en la cual aparece todo el protocolo del ejército de un imperio longevo, así como las relaciones entre militares y civiles y las relaciones entre los mismos militares. Es, también, una historia que utiliza la fantasía (siempre es así, creo) para mostrar, ejemplificar comportamientos que narrados en situaciones cotidicanas resultarían más triviales, y para hablar de la muerte.

Alexander Lernet-Holenia está ahora presente en el mercado editorial español con otros dos títulos que quiero leer pronto. En la misma editorial Siruela, El conde Luna, del mismo estilo, al parecer, que El barón Bagge, y en la todavía nueva editorial Minúscula, El joven Moncada, publicada en 1954, sobre un aventurero que viaja a Argentina... Qué más voy a contar, sin leerlas.

Alexander Lernet-Holenia, Lernet-Holenia, Lernet-Holenia... No se me va a olvidar, no.

 

eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir