25 de septiembre de 2006

Un cruasán, un cerdo y un tipo calvo

Al parecer, ni siquiera se llama Pablo Tusset, y corre el rumor de que pretendía firmar su segunda novela, tras el éxito de la primera, Lo mejor que le puede pasar a un cruasán (Lengua de Trapo), con un nombre diferente. Al final, En el nombre del cerdo (Destino) está en las librerías en la "T" de Tusset.

Igual hay todavía algún despistado por ahí a quien no le suena eso del Cruasán (así ha simplificado mucha gente el título arriba citado), la novela de un absoluto desconocido que se publicó en 2001 y que vendió una barbaridad, y que fue llevada al cine (con poca gracia, todo hay que decirlo). Era una historia de tintes detectivescos, protagonizada por un personaje gordo, desastrado, colgado, pero inteligente. Es verdad que sonaba a tópico y a humorada fácil, pero no lo era. El Cruasán está escrita con estilo, cuenta más de los que nos deja ver la trama, tiene ironía y es crítica con casi todo; retrata una parte de la vida de la Barcelona de finales del siglo XX con acierto y te ríes, te ríes mucho leyéndola.

No es una novela perfecta (¡hay tan pocas!), patina un poco en la resolución, pero contiene algunos episodios verdaderamente buenos. En pocos meses se convirtió en una libro del que hablaba mucha gente, y ocurrió eso que tantas veces pasa con obras de creación (literatura, cine, música) que salen de un circuito menor (independiente, alternativo... que cada cual ponga el nombre) donde son muy alabadas, pero que cuando pasan a tener éxito en círculos más amplios ésos mismos que la alabaron empiezan a ponerle pegas.

No obstante, los editores de diferentes firmas vieron que ahí había un posible filón, pero Tusset (o como se llame en realidad) no arrancaba, no daba señales de tener a punto una nueva historia. Han pasado cinco años hasta que la segunda entrega de este novelista ha llegado a la calle. Se titula En el nombre del cerdo. Al parecer se Tusset ha llevado una buena pasta, pues las esperenzas en su éxito son muchas. Debe de llevar tres o cuatro semanas en las tiendas: quizá es pronto para calibrar dicho éxito.

El Cerdo tiene poco que ver con el Cruasán. Es más seria (en todos los sentidos), es algo más compleja en su planteamiento. También hay una trama de misterio y tampoco es lo fundamental del relato. También se desliza peligrosamente cuando llega al final por una senda un tanto oscura. También contiene personajes o tramas secundarias notables. Tampoco es una obra maestra. También es un libro recomendable que se lee bien, que interesa y del que algo aprendes.

Yo lo voy a guardar en mi biblioteca, que tiene puertas de cristal que utilizo como barrera, pues no todo lo que leo pasa ese límite y se queda a vivir conmigo.

 

eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir