10 de julio de 2006

Maldito

Este título es la respuesta a otro de noviembre de 2004 planteado como pregunta: "¿Maldito?". Se trataba (y se trata ahora) de Rafael Reig, un novelista que en estos últimos meses ha alcanzado un cierto protagonismo a causa de un más que recomendable libro.

Mezclando el ensayo, la novela y el manual de colegio, Reig ha repasado, con toda la desfachatez la historia de la literatura española desde el siglo XVIII hasta el XXI. El artefacto se titula Manual de literatura para caníbales (Debate).

Rafael Reig ha leído mucho, se nota, y lo ha hecho con pasión, se nota más, por eso habla maravillas de algunos autores y algunas obras, con la misma vehemencia que destroza a otros, sin importarle si de consagrados o de presuntos incontrovertibles se trata. Porque cuando te gusta la literatura y te metes a leer un libro de un reputado clásico y te parece un aburrimiento, superficial o intrascendente (por ejemplo), te enfadas, lógicamente: Qué pérdida de tiempo, qué decepción, que ataque de desconfianza te entra.

Azorín, Juan Benet, Javier Marías, entre otros, son algunas de las bestias negras de Reig. No parece que la intención del escritor haya sido ir de malote, de provocar. El maldito del título es, así, cariñoso. Lo que sí parece es que le ardían ciertos comentarios y tenía que soltarlos. Y los ha soltado con mucho humor, ironía, mala leche y una gran capacidad narrativa. Hay monetos delirantes en el libro, pero los reconduce con buen pulso.

Hay que destacar el capítulo final, donde plantea un panorama un tanto oscuro del futuro editorial: con nombres de autores contemporáneos españoles y latinoamericanos, Reig explica cómo se fabricarán libros: alguien piensa una trama, otros la desarrollan, aquel pone los diálogos, unos adjetivos modernos o románticos o policiacos... Incluso los escritores que dan la cara ante la prensa y los lectores son actores interpretando un papel... Deprimente, y divertido.

Salvando unas insalvables distancias, desde estas Erratas queremos adherirnos al espíritu y la actitud de Rafael Reig. ¿Lo conseguiremos?

 

eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir