20 de junio de 2005
Asuntos de familia

Aunque es el menor de los hermanos, empezamos por Nicolás Casariego (Madrid, 1970) porque es el último que ha publicado libro, Cazadores de luz (Destino, Premio Nadal 2005). Se trata de su segunda novela (debutó en 1998 con Dime cinco cosas que quieres que te haga, Espasa; bastante flojita, por cierto) y tiene un rollo futurista y de crítica de la sociedad. No está mal.

A mí me interesa más cuando Nicolás se dedica a los relatos, como hizo en La noche de las doscientas estrellas (Lengua de Trapo). Como hemos dicho, Nicolás es el menor de una familia numerosa en la que al menos tres hermanos, contándole a él, se dedican a la literatura. El siguiente de quien debemos ocuparnos es Martín (Madrid, 1962): publicó su primera novela, Qué te voy a contar (Anagrama), en 1989, y con ella obtuvo el Premio Tigre Juan, cuando ese premio se lo daban a un primer libro publicado, y cuando ese premio podía presumir de tener buen ojo (entre otros, lo obtuvieron Francisco Casavella o Antonio Orejudo).

Martín
ha tenido una carrera muy prolífica, en la que ha alternado novelas y relatos "para adultos", con una serie de naraciones destinadas a un lector adolescente, en las cuales, probablemente, haya obtenido sus grandes aciertos. En Anaya están Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero, El chico que imitaba a Roberto Carlos o Dos en una. Todas ellas son muy recomendables y muestran una notable capacidad para acercarse a las cuestiones que pueden preocupar a esos jovenzuelos y para saber contarlas sin caer en cursiladas y ñoñerías.

Alguna de estas historias ha sido llevada al cine, y en sus guiones ha participado Martín Casariego, así como otro de sus hermanos, Antón. De hecho, andan dedicándose a la escritura cinematográfica con parecida dedicación que a la literatura. Entre la producción adulta de este novelista, hay de todo, algunas cosas están muy bien (La hija del coronel, Algaida, por ejemplo) y otras algo más prescindibles. Pero es normal cuando se escribe y se publica mucho.
Pedro (1955-1993) es el mayor de la rama literaria de los Casariego. Poeta y prosista peculiar, su obra es una de las más originales de las escritas en la España de la Transición (por poner un límite cronológico, pues Pedro publicó sus primeros poemas hacia 1977). Hay dos libros recientes que resultan utilísimos para iniciarse en este autor y en sus escritos: Verdades a medias (Espasa), una selección de sus prosas, y Poemas encadenados (Seix Barral). Firmaba como Pe Cas Cor (su nombre y sus dos apellidos; Córdoba era el segundo) y se suicidó. Nicolás y Martín utilizan citas suyas en algunos de sus libros.

He leído a los tres Casariego y no he encontrado nada que pueda servir para demostrar científicamente que los hermanos, por el hecho de serlo, tengan algún rasgo literario común. Como no lo tienen los Goytisolo (Luis, José Agustín y Juan) o los Panero (Juan Luis y Leopoldo María), por citar a las dos familias más conocidas de las letras recientes. Pero da igual, que sean hermanos es una excusa para traer a los tres juntos en esta Errata, ¿o no?

 

eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir