28 de marzo de 2005
Hay que conocerle

Nació en Antequera, Málaga, en 1909. José Antonio Muñoz Rojas se está acercando a los cien años. Acaba de publicar otro libro de poemas, La voz que me llama, en la editorial Pre-Textos, donde lleva ya años entregando sus obras, algunas de las cuales han merecido galardones, como el Premio Nacional de Poesía, en 1998, por Objetos perdidos, o el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, por toda su obra, en 2002.

Además de poesía, Muñoz Rojas ha escrito una prosa cuidadísima, delicada. No hay tramas novelescas, ni hay alardes estilísticos, ni siquiera algo de experimentación. Hay literatura. El campo, la gente, la memoria son los grandes temas a los que este escritor dedica sus esfuerzos. También ha dado a luz ensayos de diverso tipo, siempre marcados por la sensación de tranquilidad de todo lo demás.

Alguien debería hacerle, ya, una larga entrevista, por qué no para la televisión, o para editar en DVD. Alguien debería sacarle partido a que un hombre como él esté vivo. Luego vienen las jeremiadas. Ustedes y yo podemos leer sus libros.

Me van a perdonar, pero voy a dejarlo aquí para que puedan leer unos poemas de José Antonio Muñoz Rojas; y ya.

"Quiero las anchas tardes / para estarme contigo. / Quiero estarme contigo simplemente, si sabes que estar conmigo significa / quedarse como no estando, / como sintiendo esos chorros de vida / que es lo tuyo y llámalo / como quieras y déjalo estar, /estando contigo." (De La voz que me llama)

"Muchos me dicen: ¿Y esa Rosa tuya / es de verdad? Yo les contesto / Rosa y verdad son sólo una. / Rosa es el nombre de lo eterno, / que ella, eterna, si pronunciara / no sería Rosa. Ni yo este corazón que vive de esto." (De Cantos a Rosa)

"Yo sólo sé escribir esto, / porque no sé hacer otra cosa, / tan perdido como siempre he andado, / porque no sé más que andar perdido, / porque no sé hacer otra cosa, / tan a tientas, golpeando el muro, / por si golpeando el muro llego a alguna parte, / tentando el muro. No sé hacer otra cosa. / Por Dios, por Dios, no sé decir otra cosa. / Por si Dios me enseña otra cosa, / por Dios. Que estás en los cielos." (De Objetos perdidos)

¿Hace falta más?

eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir