23 de agosto de 2004

De bibliotecas (II): Rescate

Cuando se documentaba sobre bibliotecas destruidas, para la redacción de una novela, Manuel Pimentel (Sevilla, 1961) supo de la existencia de una valiosa colección de manuscritos -entre ellos algunos andalusíes- en Tombuctú (Mali). Aquella biblioteca había acompañado a una familia, los Kati, que hubieron de exilarse en el siglo XV de Toledo. Un hombre llamado Ismael Diadié la había recuperado. No podía ser de otra forma, y esta historia interesó a Pimentel, con la fortuna -se puede llamar así o se puede denominar justicia poética- de que se le presentó la posibilidad de viajar a Mali y, por supuesto, de conocer a Diadié y de ver con sus propios ojos aquellos manuscritos.

Quizá a alguno de quienes leen esto les suene el nombre de Manuel Pimentel, pues protagonizó un hecho casi insólito en la política española: en entonces presidente del gobierno, José María Aznar, le nombró Ministro de Trabajo, tarea en la que Pimentel se puso a manos a la obra, hasta que una decisión de ese Gobierno al que él pertenecía -una ley de extranjería especialmente dura- le llevó a dimitir, por considerarla contraria a su pensamiento político. Im-pre-si-o-nan-te. Empresario y hombre interesado por la cultura, Pimentel volvió a casa y dedicó algunos esfuerzos a escribir. algunas novelas, ensayo... Pero lo que aquí nos interesa es su relación con la biblioteca de Tombuctú y el libro que surgió de ella: Los otros españoles. Los manuscritos de Tombuctú: andalusíes en el Níger (Martínez Roca), escrito a cuatro manos con Ismael Diadié. Aquí, cuenta que el iniciador de la biblioteca, Alí ben Ziyad, llevó los volúmenes consigo a través del Magreb hasta La Meca; luego por el Sáhara, para instalarse en una región, Gumbu, que ahora está dividida entre Mauritania y Mali. Su hijo Mahmud siguió aumentando la colección, con, entro otros, más manuscritos escritos en árabe y hebreo procedentes de España.

La biblioteca se trasladó a Tombuctú, y en el siglo XIX tuvieron que dispersarla para que no cayera en manos de los colonizadores franceses ni de otros enemigos... Hasta ahora.

Cuenta Pimentel que los materiales que contienen aquellos manuscritos son fundamentales para conocer, más y mejor, una parte de la historia de España: "Por eso nos animamos a intentar escribir un libro sobre la idea de Los otros españoles -explica el autor-, esto es, una biografía comentada acerca de esos grandes genios que por pertenecer a la religión hebrea o musulmana fueron eliminados sin consideración de nuestros planes de estudio. y eso que eran hermanos nuestros, descendientes de los mismos hispanorromanos que poblaron la Península. No sólo los expulsamos de nuestro país, sino que también quisimos borrar su completa memoria. Es triste afirmarlo, pero nos contaron una historia sesgada y parcial".

Así, un "negro africano musulmán" y un "cristiano blanco europeo" descubren en su libro esa ciudad, Tombuctú, y esa serie de personajes que nacieron en lo que ahora es España, que fueron responsables de gestas y hechos notables y cuyos nombre ni siquiera nos suenan: Yuder Pachá, Ammar al-Fata, Mahmud Longo, Arkia la toledana...

Y todo, gracias a una biblioteca.



eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir