1 de marzo de 2004

Viva la frivolidad

Novelas del oeste, de amor, de ciencia ficción, sexuales, policiacas. Los subgéneros se cuentan por cientos. Hubo un tiempo, en España, en que triunfó una literatura frívola en la cual las mujeres licenciosas hacían sufrir a los hombres y los homosexuales apenas se ocultaban. Desde la década de los años diez del siglo XX, hasta la Guerra Civil, se escribió con cierta libertad, con una soltura moral.

Entre los escritores de éxito de aquellos años, destacó uno que se anunciaba como “el escritor más guapo del mundo”. Es Álvaro Retana (Filipinas, 1890-Madrid, 1970), y Odisea Editorial –especializada en asuntos homosexuales– acaba de recuperar, en un volumen, las dos novelas claramente gays de este autor: Las “locas” de postín y A Sodoma en tren botijo, con una introducción de Luis Antonio de Villena.

Hace unos años, Villena había publicado un estupenda biografía de Retana: El ángel de la frivolidad y su máscara oculta (Pre-Textos). Aquel texto nos llevaba por un ambiente a mitad de camino entre la marginalidad y el esnobismo, donde la libertad era la bandera. Aquellos escritores, actores, gentes del espectáculo bregaron con una monarquía en extinción, una dictadura y una efímera república, diferentes modelos políticos, pero con la misma sociedad sustentándolos, una sociedad todavía cerrada, anclada en valores muy férreos en lo moral, con una carga católica sobre sus espaldas que todo lo hacía pecado.

En aquel libro, la homosexualidad de Retana aparecía, pero su vinculación con la obra literaria no era siempre clara. De hecho, como nos cuenta Luis Antonio de Villena con motivo de la publicación de Las “locas” de postín, son únicamente estos dos textos los explícitamente gays en la producción literaria de Álvaro Retana, y ambos tienen –cosas de la moral pública del momento– una moraleja que condena las prácticas de lo que entonces se llamaba tercer sexo. No obstante, hasta llegar a esa crítica, se nos muestran todos los detalles del ambiente de la época, sus usos, sus costumbres.

Podría ser literatura menor; pues a lo mejor, sí. En cualquier caso, las novelas de Álvaro Retana son divertidas y nos llevan a otro mundo, a otro tiempo.

eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir