20 de octubre de 2003

En primera persona

El libro se titula El juego del alfiler (Pre-Textos). El autor se llama Darío Jaramillo Agudelo (Colombia, 1947). El narrador de la novela y el protagonista también llevan por nombre el de Darío Jaramillo. La acción transcurre en Miami, pero con raíces en Bogotá. La trama mezcla política con negocios turbios con procesos judiciales con un pizca de violencia con amistad con curiosidad.

Es un libro estupendo, con una historia que engancha y con un interesante juego literario alrededor de la identidad de personaje y autor y narrador: Tres amigos colombianos viajan a Miami y acuden a cenar a un restaurante donde uno de ellos se encuentra con un antiguo compañero de colegio, un tipo gris y de poco relieve en tiempos, que ahora aparece como un rico empresario de hostelería que oculta algo... Y hasta aquí puedo contar de estas ciento veinte páginas.

Este Darío Jaramillo, colombiano paisa (esto es de la región de Antioquia), es poeta; la misma editorial Pre-Textos publicó hace unos años una antología de sus versos, Aunque es de noche, de la que no me resisto a citar un poema:

“Algún día te escribiré un poema que no mencione
el aire ni la noche; / un poema que omita los nombres
de las flores, / que no tenga jazmines o magnolias.
Algún día te escribiré un poema sin pájaros
ni fuentes, un poema que eluda el mar
y que no mire a las estrellas.
Algún día te escribiré un poema que se limite a pasar
los dedos por tu piel
y que convierta en palabras tu mirada.
Sin comparaciones, sin metáforas, algún día escribiré
un poema que huela a ti,
un poema con el ritmo de tus pulsaciones,
con la intensidad estrujada de tu abrazo.
Algún día escribiré un poema, un canto de mi dicha”.


Este Darío Jaramillo ha tenido cargos políticos y sufrido un atentado que le dejó sin una pierna, aunque al verle, nadie diría que es como un pirata antiguo, con su pata de palo y todo. De hecho, el Darío Jaramillo personaje de la novela citada viaja a Miami para una revisión de su ortopedia.

El Darío Jaramillo poeta ha estado en Madrid en los últimos días, para asistir a una reunión de poetas en el Círculo de Bellas Artes. En una entrevista hace unos años, leí que decía: “No existe la poesía latinoamericana, ni la poesía colombiana. La territorialidad de una poesía es una lengua”. Además de El juego del alfiler, Jaramillo ha publicado otras novelas –La muerte de Alec, Cartas cruzadas, Novela con fantasmas, Memorias de un hombre feliz–. Y les dejo con otros versos (sin miedo, ¿eh?):

“Los amores posibles que se vuelven imposibles
son amores desgraciados.
Sólo son felices los amores imposibles
que son imposibles desde el principio y siempre,
los más felices amores”.


eaguirre@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir