13 de septiembre de 2007

Lariat Sam vs Tita Cervera

Lariat Sam
Llevo horas tarareando la maldita cancioncilla: «Yipi yi, yipi ye, yipi yipi, yipi ye Lariat Sam llegó. Con su lazo y su buen corazón el oeste conquistó». Si la letra no les dice nada, es que son demasiado jóvenes… o desmemoriados en exceso. ¿Dudan? ¿Les suena pero no acaban de situarla? Pinchen aquí y recuerden…

Quizá se pregunten: ¿qué tiene que ver ese vaquero de dibujos animados con la actualidad rosa?

—¿Qué tiene que ver ese vaquero de dibujos animados con la actualidad rosa?

Santiago, que ha decidido que es mejor seguirme la corriente.

—Alterna.
—¿Mande?
—La corriente alterna: a veces te la sigo, otras no.
—Creí que era una orden.
—¿Mande?
—Dejémoslo correr.
—No. Porque llevas con la canción yo qué se la de rato, y no consigo acordarme del nombre del caballo de Lariat Sam.
Tipitou.
—¡Es verdad?
—Y la novia de Naranjito de llamaba Clementina.
—Hija, Maru, cuánto talento desperdiciado. Pero no me distraigas: ¿qué tiene que ver ese vaquero de dibujos animados con la actualidad rosa?

Semana
Pues es que he leído la impactante declaración de Carmen Cervera en la portada de Semana: «La boda de mi hijo es para echarle el lazo». Y he recordado las gloriosas hazañas de Lariat Sam.

«La prisa [por casarse] creo que tiene que ver con la necesidad de dejar atados algunos temas de los que, por el momento, no voy a decir más.» Ni falta que hace, Tita, ni falta que hace. Aunque el «momento declaración» que a mí más me gusta es cuando reprocha a su hijo y a su nuera que siempre posen en la playa o con la moto, «nunca trabajando. ¿Es eso normal?». ¡Cría millonarios!

«¿Es normal que una chica de su edad no trabaje y tampoco  intente que su pareja se promocione profesionalmente?», se pregunta la baronesa. Normal… sí, creo que sí: les sale el dinero por las orejas. ¿O cree doña Cervera que los curritos a los que les tocan mil millones y dicen que ellos van a seguir trabajando como si no hubiera pasado nada son sinceros? Otra cosa es si tal actitud es deseable. Que no lo es. Pero ser rico por la patilla es lo que tiene.

Además, esta gente del famoseo es muy rara. «He apoyado a Julián telefónicamente», declara Isabel Pantoja. Bien es cierto que la artista está en América, e ir al entierro de la hermana de su churri no era fácil. Pero, Isabel, para apoyo telefónico ya están Hablar por hablar y el teléfono de la esperanza. A lo peor al preso le hubiera gustado que le cantaras algo al oído…

Lecturas
En Lecturas, Rosario Flores, en una entrevista hecha por Jorge Bucay, declara: «Ahora disfruto de la vida». Si yo fuera ella, guardaría lo publicado como oro en paño porque Bucay, un súper ventas a nivel de (iba a poner: en lo que es, pero me ha dado corte) libros de autoayuda, ha sido denunciado por plagio (copió, él mismo lo ha admitido). Así que cualquier día encontraremos un libro titulado Ahora disfruto de la vida. O Cada día le doy gracias a la vida por estar aquí y ahora, que es otra de las frases destacadas de la conversación.

(Entre paréntesis diré que me asombra la capacidad que los medios tienen para perdonar los pecados de sus muchos pecadores. Ahí tienen a Ana Prosa Quintana, triunfando; y a Bucay, entrevistando.)

He de reconocer, no obstante, que las revistas son una fuente de sabiduría inagotable. Una tal Lorena, madre de la última hija de Pepe Navarro, habla de cómo acabó su relación: «Marcharme de casa con un bebé de tres meses y separarme de Pepe, que era el hombre de mi vida, fue una decisión durísima». La leo, la releo, y la vuelvo a leer: ¿el hombre de tu vida? ¿Y te fuiste con una niña de tres meses bajo el brazo?
¡Hola!
O esta chica entiende por «vida» una cosa distinta a lo que yo entiendo por tal, o el concepto «hombre de mi vida» ha cambiado mucho desde mis tiempos mozos. Más adelante, la tal Lorena es preguntada (ahí has estado bien, periodista) por su decisión de conceder una entrevista ahora. Y dice: «Soy una de las pocas mujeres que no ha hablado públicamente de su relación con el, y por desgracia el precio de mi discreción ha sido pasar por una cualquiera». Es verdad, qué tonta: ser discreta al precio de pasar por una cualquiera cuando, largando, puedes fijar un precio mucho más elevado, y en euros.

Vuelvo a Lecturas, porque no quiero dejar pasar un reportaje que dedican (lástima de árboles talados para hacer papel) a «los últimos días de playa» de Rafa Camino. Camino empezó siendo Rafi, y aún no ha llegado a Rafael; de él sabemos que quiso ser torero, cosa que sólo consiguió a medias, a pesar de lo cual siempre que nos cuentan sus andanzas nos lo presentan como «ex torero».

Es como lo de, y aquí cambio de revista y personaje un momento, Adolfo Suárez hijo en ¡Hola!: «Adolfo Suárez Illana se retira de los toros». Ah, pero ¿alguna vez estuvo dentro los toros? Este tipo no es lo que se dice un ejemplo de constancia: fue político lo que dura una campaña electoral, ha sido torero en dos reportajes del ¡Hola!... En fin, el hijo del que su padre estaría orgulloso.

Pero vuelvo al Camino, y avanzo con un objetivo. La pregunta es: ¿hay alguien en este país a quien le importe de verdad lo que hace y deshace este tipo? Porque en el ranking de personajes inanes de las revistas cardiovasculares, éste está en el top ten.

—A mí siempre me ha gustado más el top less.

Diez Minutos
Santiago, que desde el domingo está coleccionando los cursos de inglés de El Mundo y El País. Para mí que no es el único, porque los de Diez Minutos, en un texto breve bajo una foto inmensa en el que aseguran que Britney Spears «se redime», cuando todo el mundo cree que lo que hizo en su reaparición fue el ridículo, dice: «Aunque aún está lejos de la candorosa imagen que la convirtió en superventas, todo hace indicar, como su canción “Gimmi more”, que nos va a dar más».

—Pues no lo entiendo.

Se ve, hijo, que ellos ya han pasado el nivel básico.

En fin, voy terminando que en la cocina el chocolate negro me está revolviendo la despensa al grito «Obama for president», para disgusto de la Leche President, que amenaza con dimitir y/o cortarse.

Leo en ¡Hola! que la princesa Beatriz, hija de Andrés de Inglaterra y Sarah Fergusson, lanzará su firma de moda. Si sus trajes se inspiran en el amplio vestuario de su familia, espero que los lance… al cubo de la basura.





Archivo Volver
Imprimir