12 de julio de 2007

Guatames

Eso me ha dicho la niña...

—Es que mi hermana es como los ordenadores: le das dos instrucciones y se cuelga.

... tras echar un ojo a las revistas de la semana.

—¡Guatamess!
Semana
—Hija, esa lengua...
—Ay, mamá: si hablo inglés porque lo hablo, si no lo hablo porque no lo hablo.
—¡No te me pongas tautológica!
—Pero si a mí nunca me han gustado los toros.
—¿Qué quiere decir eso que dices que has dicho en inglés?
—Gimiabreik.
—Si no fuera porque el calor me da galbana, te arreaba un tabanazo.
—Guatamess quiere decir que vaya lío. Ya no sé si a la madre de la hija de Paloma Segrelles...
—A la misma Paloma Segrelles, vamos.
—... se le cayó la enagua en el aniversario de Valentino o en la boda de Eva Longoria. Es como si todos hubieran decidido estar en todas partes. No es ya que me pregunte cuándo trabajan, lo que me pregunto es: esta gente, ¿cómo consigue llegar de una fiestuki a otra?
—A mi corto entender —Santiago, volviendo a sus esencias—, que han inventado la teletransportación y los muy ladinos se guardan el secreto.
—En un  ¡ras! os teletransportaba yo a todos a casa de tu madre para tener el verano en paz.
—Comon!
—¡No, y encima tiene hambre!

Es verdad que la jet set es cada vez más jet. Y no me refiero a que tengan mucha jeta, que también, sino a que es como si sus semanas fueran más largas que las mías. Una nueva causa por la que deberían luchar los superhéroes: que los días de los menos afortunados tengan las mismas horas que las de los más afortunados.

Afortunadamente, no todo son sinsabores. Yo, por ejemplo, he tenido un momento dulce venganza al ver la foto en la que Ana Obregón se pasea de la mano de su novio y en compañía de los padres de él. No sólo porque la señora madre de Darek tiene la misma edad y similar estampado que la señora novia de Darek, sino porque la churri del polaco (es decir, la susodicha Ana) luce las piernas... y más le valdría que hubiera un apagón. ¿Se acuerdan de la gallina Caponata? Pues lo mismo. ¿Y de la canción sobre la gallina Turuleta que tenía las patas de alambre? Pues exactamente. Una pena, cómo se quedan los cuerpos (sobre todo en aquellas partes donde el cirujano no puede hacer nada).

Hablando de cuerpos... ¡Hola! informa en exclusiva de que Borja Thyssen y Blanca a secas esperan un hijo. La foto es rara: él está sentado a una mesa dispuesta para comer, con algo que le asoma por todo lo alto de la cabeza, y ella llega desde no se sabe dónde y le pone la mano en el pecho... es evidente que sentada no está... ¿de dónde sale?
¡Hola!
La solución, en páginas interiores: la embarazada está tumbada sobre la mesa, una postura nada decorosa para una señora en cinta. En cuanto a lo que a él, lo que le corona (y que dentro parece una peineta que ya quisiera para sí Martirio) es una parte (no sé cual) de una lámpara. Digo yo que, por el mismo precio, hubieran podido posar como Dios manda. Me dice a mí el ¡Hola! que me eche sobre la mesa del comedor, y les digo que si han bebido tinto de verano contaminado.

¡Hola!, siempre atenta a los deseos de la realeza, nos obsequia con un amplio reportaje en technicolor sobre el 70 cumpleaños de la Reina de Noruega, Sonia,oportunidad que la realeza continental aprovechó para pasar unos días haciendo el jauto en el país de los fiordos. Afuera aparte el hecho de que a esta panda no le hace falta ni media excusa para hacer las maletas (manera de hablar: ya sé que se las hacen otros) y salir pitando, me indigna el titular: «Los niños de Noruega volvieron a coronar a Sonia como su reina».

—Es una manera de hablar, mujer.

Será, pero revela muchas cosas, y ninguna buena. Para empezar, supongo que estos niños que salen en las fotos nunca habían coronado a nadie como reina, así que lo de «volvieron a coronar» sobra; para continuar, ¿quiénes son esos niños para designar soberana, haciendo la competencia a los dioses?; y para terminar, ¿no podríamos dejar que los niños crecieran y tuvieran sentido común y discernimiento para decidir si son monárquicos o republicanos? Eso por no hablar del traje de Margarita de Dinamarca que ¡Hola!, piadosamente, esconde a sus lectores, pudor que no tienen otras publicaciones. ¿Que cómo es? Sólo puedo decirles que: si lo ve Ágata Ruiz de la Prada pensará: «¡Pero cómo no se me ocurrió a mí!».

Diez Minutos
Hablando de miembros de la realeza... varias revistas muestran el Mini descapotable con el que doña Elena, siempre tan atada por el trabajo, salió a hacer sus compras. Se nos indica también que apiló las rebajas (aunque el concepto «rebajas» no sea igual en la calle Serrano que en mi barrio) en el asiento del copiloto. Y digo yo: ¿nadie ha avisado a esta señora de lo peligroso que es llevar material de jugo en el asiento del copiloto de un descapotable? Te pueden robar. Puestos a saber: ¿me puede alguien indicar si el hecho de que la infanta vaya luciendo su cuerpo Serrano (la mayúscula es intencionada) en un coche sin capota supone que lleva una dosis extra de guardaespaldas que pagamos entre todos? Gracias.

Acabo ya, que en la cocina los rollitos primavera congelados están organizando la de San Quintín porque dicen que a ellos, en verano, no los toca nadie.

Tras acabar lo suyo con su último novio, dice Terelu Campos que ella está «enamorada de la vida»... Eso es como el chiste de mi infancia, ése de que las monjas se casan con Dios porque no hay dios que se case con ellas, pero en versión panteísta.

—Qué cosas más raras dices. Antes, tautológica, ahora «panteísta».
—Si encima supiera lo que quieren decir...



Archivo Volver
Imprimir