6 de julio de 2007

San Fermín

San Fermín
Habrá que encomendarse al santo, porque los patronos de las revistas no están por alegrarnos el verano. ¡Vaya tostón! Con decirles que la noticia más excitante es que Ana Torroja y Nacho Cano se han reunido, siquiera unas horas, para actuar juntos... lástima que los redactores, ansiosos quizá por empezar las vacaciones o tal vez piadosos, no hagan a estos dos la misma jugarreta que les han hecho a las Spice Girls y a la familia Blair: poner juntas una foto del antes y otra del después para comprobar lo mal que se quedan los cuerpos.

Porque Nacho Cano, que ya era rarito, parece ahora un clon de Rod Stewart. Y Ana Torroja, que era feúcha pero tenía su encanto, parece ahora un efecto especial para la película Mamá, me he dejado la succionadora en el baño. Lástima de dinero de la cirugía estética, tan mal aprovechado.

De las Spice Girls ya habla Sara Orúe en su Pantumaca, así que no me meteré. Sólo quiero decir que es como si las hubieran pasado por una máquina de esas que hincha globos. Todas menos la Beckham, que tiene menos chicha que la momia de Tutankamón. En cuanto a la familia Blair... se diría que la niña se ha zampado en estos 10 años la nevera de varios primeros ministros.

—Estás faltona, Maru.
—¡A mí no me llamas tú Rajoy impunemente! ¡Eres un mentiroso, un incompetente!... Uy, perdón, es que llevo una semana viendo los telediarios y no acabo de encontrarme bien.

Semana
Dice Lecturas que «el menor de los Casiraghi, que cumplirá 20 años el 5 de septiembre, demostró su buena forma». La verdad, y siguiendo con la honda reflexión sobre el estado de los cuerpos en la que me he embarcado, si a los 20 años no estás en buena forma (sobre todo si eres Pierre Casiraghi) es como para darte de palos. Pero observemos: ¿qué hace el niño en la foto que provoca la admiración del babeante redactor? Si la vista no me falla, y últimamente está muy valenciana, está manteniendo el equilibrio sobre una suerte de bordillo que levanta apenas un palmo del suelo. ¡Vaya, que tampoco es que esté realizando un ejercicio de barra fija, precisamente!

Por cierto, estos Casiraghi, ¿hacen en algún momento de sus vidas algo de provecho? No digo ya para la Humanidad, para el patrimonio familiar... ¡Ah! Que según ¡Hola!, Carlota ya no oculta su amor por un tal Alex, hermano de una tal Alice, la rubia que sale con el funambulista de ocasión. A) Qué oportuno que se junten entre ellos, así las fortunas no se dispersan. B) ¿Por qué iba a ocultar su amor? El chico es millonario por parte de padre y madre... y no es un Adonis, pero tampoco es tan feo. Más fea es la novia del tito Alberto, que tiene unos hombros para sujetar tres cuellos, y el príncipe tampoco la oculta. La marea, eso sí. Dicen que va a haber boda... vale, y yo me lo creo.

Diez Minutos
Atención a la noticia: Máxima de Holanda ha sido criticada por vestir igual a las niñas. La prensa holandesa, al parecer ociosa, ha consultado a psicólogos infantiles igualmente indolentes que dicen que esta costumbre puede interferir el desarrollo de la personalidad y provocar problemas entre los hermanos. Vaya por Dios. A ver si va a ser que todas mis dificultades en la vida se derivan del hecho, documentado en fotografías y películas súper 8, de que de pequeña iba vestida como mi hermana. Lo cierto es que ninguna de las dos olvidamos aquel vestido color chicle de fresa con una franja blanca, ni aquellos abrigos con botones como remaches de un catafalco... Tengo que hablar con mi madre, que a lo peor no lee la prensa holandesa y vive feliz, ajena a sus muchas responsabilidades.

¡Hola!
«Paz Vega y Orson posan por primera vez junto a su hijo». Yo creía que el negocio del cine estaba bien pagado, pero ¿quién se resiste a un dinerillo extra? La primera impresión es que alguien ha puesto a lavar la ropa blanca de esta familia junto con una camiseta fucsia: la ropa de todos está como desteñida. Se lo digo yo, que de esto sé un rato. La segunda impresión es que al niño, lo de posar como que no le gusta mucho: tiene una cara que ya quisieran analizar más de uno y más de dos psicólogos infantiles holandeses; claro, que a lo peor ya se ha enterado de que se llama Orson, y no es partidario. La tercera impresión es que Paz Vega se cree importante por el mero hecho de que la atendiera el mismo ginecólogo que atendió a doña Letizia y a Victoria Beckham, un hombre cuyas memorias se pagarían la mar de bien. La cuarta impresión... bueno, con tres ya basta.

«Isabel Sartorius, ecologista», proclama Lecturas. Estos famosos tienen mucha suerte: con apenas cambiar de revista y de reportaje, ya cambian de profesión: un día son solidarias, otro ecologistas, otro astronautas, otro luchan contra la droga... y algunos lo hacen sin estudiar ni una carrera. Luego puede que, como le ha ocurrido a Julio Iglesias, alguien decida ponerle tu nombre a una rosa. Yo, viendo la cara de Julio Iglesias, hubiera creído más oportuno ponerle su nombre a una tortuga, pero en fin.

Dice Edurne, concursante de OT4: «No quiero que la gente se fije sólo en mi físico». Pues entonces, bonita, me da la impresión de que vas a pasar bastante desapercibida, porque si esperas a que se fijen en tus canciones...

He descubierto que la novia de Gigi Sarasola se llama Tita. Y cuando tengan un perro, ¿cómo lo llamarán? ¿Rosario?

En fin, acabo ya, que en la cocina el amoniaco perfumado ha dicho que él no limpia nada si no le doy Chanel número 5.

Leo en Diez Minutos que, a raíz del viaje de los Reyes a China, «cambiamos jamón y arte flamenco por “Bingxing”», ya saben, el oso panda que se sentó sobre las rodillas de doña Sofía. Y me pregunto: ¿están ustedes seguros de que salimos ganando con el cambio?



Archivo Volver
Imprimir