29 de junio de 2007

La Transición

¡Hola!
En estos días en los que conmemoramos los 30 años de la Transición (escrita así, con mayúscula), la revista ¡Hola!, siempre atenta a las necesidades subconscientes de los españoles, nos regala los ojos con una portada que demuestra que 30 años son cuarto y mitad de nada, apenas un suspiro: en esa primera nostálgica, aparecen Dámaso González y Sebastián Palomo Linares, matadores que estaban en plena forma cuando el franquismo estertoreaba…

—Esa palabra no existe.
—Tienes razón, MariPepa, sagaz guardiana de las esencias lingüísticas, pero no me negarás que la osada combinación de estertor y torero, habida cuenta de que hablamos de quien peroramos, resulta de lo más oportuna.
—Como lo es, ¡oh, Maruja sapientísima!, la sutil ligazón que estableces entre el dictador y el vocablo «matador».
—Hilas fino…
—… y cuando me siento cosmopolita, hago petipuán.

Sé que la noticia es la boda de la hija del primero con el hijo del segundo…

—¡Radio Patio! ¿Primero A y segundo B?

… pero no deja de ser la gente de siempre. Más abajo, mencionan a la hija de Joaquín Prat; luego, a una Martínez de Irujo, que es también de esos apellidos que una lleva grabados en el ADN emocional; y como colofón, Carmen Martínez-Bordiú, a la que ¡Hola! ha adoptado.

—Es de bien nacidos ser agradecidos: el Caudillo apadrinó a ¡Hola! y ahora ¡Hola! amadrina a la abuelita ye-yé.

Semana
En fin, que están los que estuvieron y amenazan con perpetuarse. Que las bodas en cuestión merezcan tal despliegue (la de la niña Prat es noticia de apertura en Semana y Lecturas) no deja de asombrarme, habida cuenta que el único mérito de todos estos pipiolos es ser «hijos de». Lecturas nos garantiza «Todos los detalles y los momentos más emotivos del enlace», que ya ve usted qué necesidad tengo yo de cargar con semejante fardo emocional, mientras Semana se decanta por un titular meramente informativo: «Alejandra Prat boda en Palma».

—Vaya guarrada. A mí la vida sexual de esa señora no me interesa nada.
—En Palma, Santiago, Palma de Mallorca, no empalma.
—En qué estaría yo pensando.
—En lo de siempre.

Diez Minutos
Menos mal que Diez Minutos, siempre rompedora, arranca con unas fotos exclusivas de Javier Bardem con su nueva novia, de nombre Verónica Belinchón y de profesión actriz.

—Pues vale.
—Pues bueno.
—Pues eso.
—Pues ya.

Santiago y MariPepa, que han decidido comentar la actualidad a ritmo de rap. Hablando de parejas de moda: María Teresa Campos estrena galán. Y no seré yo quien diga que la periodista no es una mujer interesante, dueña de una dentadura ostentórea a fuer de marmórea y de una personalidad subyugadora, pero ¿de verdad creen norma que ligue tanto? Porque su lista de conquistas oscurece la de la mismísima Sharon Stone.

—Las comparaciones son odiosas.
—Tienes razón, MariPepa. Compara tú por ejemplo a Victoria Beckham jugando al béisbol con unas zapatillas de deporte con cuña de 10 centímetros con Silvio Berlusconi y José María Aznar.
—¿Qué es lo que hay que comparar?
—Las cuñas de la niña especiada con la coña de las alzas de los líderes bajitos.
—Odioso, sí. ¡Qué yuyu!

Lecturas
Hablando de odios. No se pierdan la cara de aborrecimiento, si no es simple aburrimiento, que pone Carlota Casiraghi en todas las fotos que le han hecho en una fiesta benéfica de esas a las que suele acudir. La niña se deja fotografiar como si nos perdonara la vida…

—¿En qué revista?
—En todas. De hecho, todo sale en todas. Hija, qué cansino es esto.

En fin, voy terminando, que en la cocina el milagro antigrasa está siendo sometido a un examen por un enviado vaticano, y tengo a los parroquianos revueltos.

Dice Antonia Dell’Atte: «A la gente humilde como yo, siempre nos quedará el honor». A la gente ¿humilde? como tú, piedra pequeña como tú, lo que os quedará siempre es Dónde estás corazón.



Archivo Volver
Imprimir